El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, calificó hoy de "delicado" el estado del vicepresidente Angelino Garzón, quien se encuentra en la unidad de cuidados intensivos (UCI) de una clínica de Bogotá tras sufrir un fallo cerebrovascular del que fue operado de urgencia el lunes.

"Su situación ha sido calificada de delicada pero estable", dijo el mandatario tras visitar a Garzón en la clínica Reina Sofía, donde está ingresado desde el pasado jueves y conocer de primera mano la situación en la que se encuentra el vicepresidente.

Santos, quien regresó el martes por la noche de Los Cabos (México), donde asistió a la reunión del G-20, consideró que Garzón, de 65 años, "está en las mejores manos" y adelantó a los periodistas congregados en el hospital que los médicos "irán informando de cualquier novedad".

Manifestó además su confianza en los esfuerzos de los galenos, que, a su juicio, "han hecho lo que humanamente se puede hacer" por la salud de Garzón, e hizo votos porque su recuperación "sea pronta y pueda salir de la UCI con la mayor brevedad posible".

El hospital Reina Sofía informó el martes de que el vicepresidente se encontraba sometido a "un estricto monitoreo" tras sufrir una complicación denominada "evento súbito neurológico de origen vascular".

Por ese motivo fue intervenido de urgencia el pasado lunes en ese hospital, al que había ingresado la semana pasada tras presentar un cuadro infeccioso de origen urológico que tuvo una evolución favorable hasta que surgieron las complicaciones cerebrovasculares.

El director científico del centro, Luis Augusto Cortés, indicó que se conocerá el próximo parte médico a partir de 48 horas desde el momento en que informó de la gravedad de la situación, es decir, se prevé que el hospital volverá a pronunciarse sobre la salud del vicepresidente mañana, jueves.

Según el médico, esas 48 horas son definitivas para calibrar el alcance del daño cerebral causado al paciente.

Ésta es la segunda complicación grave en la salud de Garzón desde que asumió la Vicepresidencia de Colombia el 8 de agosto de 2010, ya que un día después de jurar su cargo sufrió una dolencia cardiaca y fue sometido a una intervención quirúrgica.

Este año Garzón estuvo dedicado a promover su candidatura a dirigir la Organización Internacional del Trabajo, que no resultó elegida, e hizo numerosos viajes por el extranjero por ese motivo.