El gobernante Partido Popular de Pakistán (PPP) busca hoy restablecer el orden político del país y controlar la crisis institucional desatada por la inhabilitación del hasta ahora jefe del Ejecutivo, Yusuf Razá Guilani.

Según los medios locales, las preocupaciones del PPP se centran en la búsqueda de un nuevo primer ministro que sustituya a Guilani y permita agotar la legislatura -que finaliza a principios del año entrante-, ya que parece descartada la convocatoria electoral.

Según el diario Dawn, el presidente Asif Alí Zardari aceptó la decisión judicial, pero rechazó frente a la cúpula del PPP adelantar los comicios pese a que la sentencia del Supremo conmina al presidente a "dar los pasos para seguir con el proceso democrático".

La lista de posibles candidatos reflejada en los medios es muy larga, pero uno de los nombres que ha sonado con más fuerza es el de Majdum Shahabudín, una figura del partido gubernamental procedente del sur de la provincia del Punyab, la más poblada del país.

El diario Express Tribune recuerda que esa demarcación, ahora gobernada por el principal partido opositor, la Liga Musulmana de Nawaz Sharif, será clave en los comicios que tendrán lugar antes de un año y que el PPP quiere reforzar su influencia allí.

Otro foco de preocupación para Zardari, quien ha asumido las riendas del Ejecutivo, es desgranar las consecuencias legales de la sentencia dictada ayer por el Tribunal Supremo, ya que puede tener efectos retroactivos.

Según el veredicto, Guilani quedó inhabilitado en el momento que fue condenado por desacato el pasado 26 de abril, lo cual despierta dudas sobre la validez de las decisiones del Gobierno desde entonces, en especial sobre los presupuestos generales.