Agentes de Seguridad Nacional allanaron las casas de cinco individuos de la zona metropolitana de Albuquerque en relación con una banda multiestatal que abusaba de la ley de Nuevo México que permite obtener licencias para conductor sin importar la situación migratoria del titular.

Los cinco estaban entre los 30 individuos mencionados en actas federales dadas a conocer el martes.

Según la instrucción de cargos, los acusados usaban boletas falsas de servicios públicos para obtener licencias de conductor de Nuevo México, que junto con Washington, son los únicos dos estados que las otorgan a los inmigrantes en situación irregular, aunque necesitan un comprobante de domicilio.

Las autoridades dicen que los sospechosos se encontraban ilegalmente en el país y viajaron a Nuevo México a solicitar las licencias.

La acusación señala que los acusados ayudaban a personas en Carolina del Sur, Tenesí, Virginia y Georgia a obtener los permisos de conducir.

"Era parte de los planes para delinquir que individuos que estuvieran en el país ilegalmente y que no fueran residentes de Nuevo México, pudieran obtener las licencias usando documentos estatales falsos y a través de representaciones falsas", señala la acusación.

Unas 92.000 licencias para extranjeros se han emitido en Nuevo México desde 2003. Del total, sólo 16.000 titulares de las identificaciones presentaron una declaración de impuestos estatal, según las autoridades.

A comienzos de junio, las autoridades desmantelaran una red de fraudes con licencias en las comunidades de Clovis y Portales, en el este de Nuevo México.

En el caso más reciente, las autoridades allanaron las casas y negocios de un hombre en Río Ancho y de cuatro habitantes de Albuquerque en relación con una banda radicada en Carolina del Sur.

Entre los acusados se encuentran Ivón Baray Luna, de 31 años; Alfred Padilla, de 47; Víctor Alvarez, de 25; Elizabeth "La Güera" López, de 42, todos de Albuquerque, y Alfredo Sáenz, de 39, vecino de Río Rancho.

Demesia Padilla, secretaria de la oficina de impuestos del estado, que supervisa la División de Vehículos Automotores de Nuevo México, informó que su departamento supo de la organización delictiva en noviembre de 2011 y comenzó a vigilar transacciones dudosas. Indicó que desde entonces las autoridades estatales han identificado al menos 164 licencias relacionadas con el grupo delictivo y están en proceso de ser canceladas.

También señaló que las autoridades estatales esperar encontrar más licencias que pudieran estar relacionadas a la banda o con otros esquemas en el futuro.

"Seguirá de esta forma hasta que los legisladores hagan lo correcto", dijo Padilla.

La gobernadora republicana Susana Martínez ha presionado a los legisladores estatales para revocar la ley de Nuevo México sobre las licencias de conducir por la posibilidad de que se cometa fraude.

"La política de licencias de conducir de Nuevo México nuevamente ha atraído a elementos criminales a nuestro estado en busca de una identificación emitida por el gobierno", dijo la gobernadora en un comunicado.

"Nuestro actual sistema pone en juego la seguridad de todos los neomexicanos y es muy claro que la única forma de resolver este problema es anular la ley que da permisos de conducir a los inmigrantes ilegales".

___

Gráfico interactivo:

http://hosted.ap.org/interactives/2012/migracion/

___

Russell Contreras está en http://twitter.com/russcontreras