El Museo de Arte de Toledo devolverá una jarra de agua antigua a Italia que según investigadores fue contrabandeada de ese país hace años.

La vasija, o kalpis, de 2.500 años de antigüedad, se ha exhibido en el museo de Ohio desde 1982, cuando fue adquirida de un corredor de antigüedades de Suiza. Será mostrada en un patio interior del museo hasta que parta a Roma, posiblemente en los próximos meses.

"Lo correcto es devolver este objeto", dijo el director del museo Brian Kennedy al diario The Blade. "Sabíamos que podíamos perderla, la extrañaremos".

Italia ha iniciado una campaña vigorosa para recuperar antigüedades romanas, griegas y etruscas que según los fiscales fueron robadas del país. La campaña comenzó luego que la policía encontrara en una bodega de un corredor de arte italiano en Suiza un motín de artefactos y fotografías de antigüedades, muchas de las cuales aún cubiertas con tierra tras haber sido excavadas apresuradamente por ladrones en Italia.

La pintura negra sobre fondo naranja que decora la vasija de barro en el museo de Toledo ilustra la historia griega de Dionisio, el dios del vino y el teatro. El fallecido curador del museo Kurt Luckner había recomendado que Toledo comprara la jarra por 90.000 dólares, y su adquisición fue un problema para Toledo porque el Museo Metropolitano de Arte en Nueva York también la quería en ese entonces.

Las autoridades creen que la vasija de 50 centímetros (20 pulgadas) fue excavada ilegalmente en Italia, contrabandeada a Suiza y que le crearon un archivo falso de propiedad. Para facilitar su regreso a Italia, varios fiscales federales presentaron una queja el miércoles en una Corte Federal de Distrito pidiendo a un juez que ordenara que la jarra fuera confiscada.

El año pasado el Museo de Toledo devolvió una estatuilla de porcelana de una sirena con un plato sobre la cabeza al Museo de Dresden en Alemania. Creada a mediados del siglo XVIII, la pieza fue robada durante la Segunda Guerra Mundial. Una serie de radiografías mostraron pequeñas fisuras iguales a las que aparecían en fotografías tomadas en la década de 1930, cuando seguía en Alemania.