Al menos cuatro personas murieron hoy y 20 resultaron heridas, entre ellas el presidente de la Corte Penal de Kirkuk, Aziz Abdalá, en varios ataques registrados en Irak, informó a Efe una fuente del Ministerio del Interior iraquí.

Según la fuente, el atentado contra Abdalá causó la muerte de dos civiles y heridas a 14, al estallar un coche bomba al paso del convoy en el que se trasladaba el magistrado.

La explosión, que tuvo lugar en el centro de la ciudad de Kirkuk, a 250 kilómetros al norte de Bagdad, provocó destrozos en varios automóviles y edificios cercanos.

En otro ataque, el estallido de una bomba lapa colocada en un vehículo acabó con la vida del conductor y causó heridas a sus tres acompañantes en la ciudad de Faluya, a unos 50 kilómetros al oeste de la capital.

Otra persona perdió la vida cerca de su casa acribillada por los disparos de hombres armados desde un automóvil en marcha, en la zona de Al Sayedia, en el suroeste de la capital iraquí.

La misma fuente reveló que tres soldados iraquíes resultaron heridos por la explosión de un artefacto contra su patrulla en el área de Al Saadia, a unos 60 kilómetros al norte de Baquba, capital de la provincia oriental de Diyala.

Irak vive actualmente un repunte de la violencia con frecuentes atentados dirigidos contra objetivos chiíes y fuerzas de seguridad, que se han intensificado desde la retirada en diciembre pasado de las tropas estadounidenses.

Hace dos días, al menos 15 personas murieron y 43 resultaron heridas en un atentado suicida contra el funeral de un jefe tribal en la ciudad de Baquba.