La extradición de 230 personas desde 2010 en el marco de una cooperación antinarcóticos sin precedentes ha logrado que un buen número de los extraditados no puedan seguir dirigiendo carteles en México tras haber recibido sentencias condenatorias en Estados Unidos, dijo el miércoles la directora de la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA).

Al comparecer ante el subcomité de la cámara baja para crimen, terrorismo y seguridad nacional, Michele Leonhart dijo que la cooperación con México está "a un nivel máximo histórico" porque "ahora trabajamos investigaciones de manera conjunta y podemos desarrollar socios en México con los que podemos compartir información de inteligencia y tomar acciones al respecto, y viceversa".

Gracias al intercambio de información de inteligencia con las autoridades mexicanas la DEA ha duplicado la cantidad de líderes de carteles arrestados en ese país, dijo la funcionaria sin mencionar cifras exactas. "Y aquellos que cooperan tras ser encarcelados realmente nos están dando una imagen clara de cómo están operando los carteles mexicanos", agregó.

Leonhart precisó que México ha extraditado 94 personas en 2010, 93 en 2011 y 43 hasta el 1 de junio de este año y señaló que muchos de ellos terminaron recibiendo sentencias condenatorias.

A su juicio, la detención de líderes de carteles ha resultado de gran utilidad para México porque neutraliza a "esas personas con poder para corromper funcionarios gubernamentales mexicanos".

Estados Unidos ha comprometido 1.400 millones de dólares para apoyar las labores antinarcóticos iniciadas por el presidente Felipe Calderón en 2006 y que han dejado al menos 47.500 muertos hasta septiembre de 2011.

Leonhart no respondió al congresista republicano Jim Sensenbrenner, quien durante la audiencia expresó su temor de que la cooperación antidrogas con México se deteriore con el cambio de gobierno y acusó al candidato favorito Enrique Peña Nieto de no poner énfasis en la incautación de cargamentos ni la captura de líderes narcos.

Sensenbrenner identificó a Peña Nieto como candidato del Partido Revolucionario Institucional, partido que durante su ejercicio de 71 años en el poder "minimizó la violencia haciéndole la vista gorda a los carteles".

"La clave del éxito de la DEA en la frontera suroeste es nuestra relación con el gobierno de México. Usted caracterizó esa relación como 'en un nivel máximo sin precedentes''', dijo Sensenbrenner a Leonhart. "Pero me temo que la relación pueda estar en un nivel de agua alto ante el inminente cambio de gobierno", añadió.

Sensenbrenner relató que Peña Nieto dijo durante una entrevista reciente que de convertirse en presidente de México seguirá cooperando con Estados Unidos pero sin subordinarse y que su prioridad será reducir la violencia y no desmantelar los carteles del narcotráfico.

"De cualquier manera, suena como una reversión a las viejas políticas del PRI", remató el legislador, quien exhortó a Leonhart a "buscar la verdad con el próximo presidente mexicano, sea quien sea".

Peña Nieto luce como favorito para imponerse el 1 de julio ante la ex senadora Josefina Vásquez Mota, del oficialista Partido de Acción Nacional y el ex alcalde capitalino Andrés Manuel López Obrador del izquierdista Partido de la Revolución Democrática.

_____

Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com/luisalonsolugo