El candidato favorito de cara a las elecciones presidenciales del 1 de julio, Enrique Peña Nieto, rechazó enérgicamente el miércoles los comentarios de un congresista estadounidense que aseguró que su partido era blando con el narcotráfico.

Peña Nieto, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), dijo que el representante republicano James Sensenbrenner está mal informado sobre su propuesta en materia de seguridad, y que si es elegido presidente continuará el combate al crimen organizado.

Sensenbrenner dijo el miércoles durante una audiencia de un subcomité de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que el partido de Peña Nieto "redujo la violencia al hacer la vista gorda frente a los carteles" en el pasado. Añadió que la propuesta de Peña Nieto de reducir la violencia "suena como un retorno a las políticas de antaño del PRI".

La campaña de Peña Nieto respondió que combatir el crimen organizado es un "compromiso indeclinable" del candidato.

El comunicado de la campaña añadió que "la única manera de asegurar el apoyo social al combate al crimen organizado es reduciendo la violencia".