Los conservadores de Nueva Democracia (ND), los socialdemócratas del Pasok y los centroizquierdistas de Dimar tratarán hoy de limar las últimas diferencias y presentar un acuerdo para formar un gobierno tripartito que renegocie los términos del compromiso de austeridad con la Unión Europea (UE).

En este sentido está prevista una reunión entre los líderes de ND, Andonis Samarás, y Pasok, Evangelos Venizelos, al mediodía de hoy (9.00 GMT) y una hora más tarde el líder conservador se reunirá con el jefe de Dimar, Fotis Kuvelis.

También a las 13.00 (10.00 GMT) se reanudarán las conversaciones entre los equipos de trabajo de cara a pactar sobre el programa de gobierno.

Ayer, las negociaciones entre los equipos de trabajo técnicos de los tres partidos terminaron entrada la noche "con progresos", según declaró uno de los representantes del Pasok en las conversaciones, Kosas Skandalidis.

Antes, a las 10.00 (7.00 GMT) se reúne el grupo parlamentario del Pasok para acordar su estrategia respecto al Gobierno ya que, según informaron los medios griegos, Venizelos ha pedido no incluir a altos cargos de su partido en la coalición, algo a lo que se opone una pequeña parte de la formación socialdemócrata.

Los medios griegos apuntan a que cerca de un tercio de los miembros del Gabinete serán tecnócratas y entre los nombres que más suenan están el del presidente de la entidad privada Banco Nacional de Grecia, Vassilis Rápanos, como ministro de Finanzas.

También parece clara la elección de Samarás como primer ministro, a pesar de que no despierte consenso entre los otros dos partidos del centroizquierda que formarán el tripartito.

Otra cuestión de importancia es la formación de un equipo de negociadores que negocien con la UE cómo suavizar los términos del memorándum de medidas de austeridad y que, según la propuesta del Pasok, debería estar dirigido por una personalidad respetada internacionalmente que debería viajar a Bruselas cada tres meses .

Uno de los escollos frente a la UE puede ser la petición de Dimar de rehabilitar el antiguo salario mínimo (751 euros), rebajado entre un 22 y un 32 % el pasado febrero a instancias de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional).