La formación conservadora "Freie Wähler" (Electores libres), partidaria de la salida de Alemania de la zona del euro y contraria a la política de la canciller federal, Angela Merkel, cuenta con un potencial electoral de hasta un 25 % con vistas a los comicios legislativos de otoño del año próximo.

Así lo revela hoy el último sondeo electoral del instituto demoscópico Forsa, en el que uno de cada cuatro consultados comentó que podría imaginarse dar su voto a esa formación, surgida en el sureño estado de Baviera y que aglutina, entre otros, a disidentes cristianodemócratas (CDU) y socialcristianos (CSU).

Pese a todo, Manfred Güllner, jefe de Forsa, señala en su comentario que las posibilidades de éxito electoral de los Electores Libres a nivel nacional son "muy reducidas" y que el resultado de la consulta no hace sino dejar claro el descontento de los ciudadanos con los partidos establecidos.

La encuesta semanal de Forsa destaca que la Unión (CDU/CSU) de Merkel sigue siendo la primera fuerza política de Alemania con un 33 % de intención de voto, un punto mas que hace siete días, claramente por delante de la oposición socialdemócrata, que se muestra estable con un 27 % de votos potenciales.

Por su parte, Los Verdes bajan un punto hasta el 13 %, y Los Piratas se mantienen en un 10 %, La Izquierda en un 7 % y los liberales (FDP), socio menor de la coalición de gobierno de Merkel, en un 5 %.

Con esta constelación la actual coalición de gobierno suma un 38 % de votos y continúa por detrás de la potencial alianza opositora de socialdemócratas y verdes con un 40 %, aunque mantiene la tendencia iniciada hace semanas de recortar diferencias.