Veinte trabajadores de la planta Quaker Oats de Iowa se presentaron el miércoles para reclamar el premio de 241 millones de dólares de la lotería Powerball.

La vocera de la lotería, Mary Neubauer, dijo que la agencia verificó la boleta, vendida el 13 de junio.

Uno de los trabajadores compró la boleta ganadora para el grupo y las ganancias se dividirán entre los 20, dijo Dan Morris, vocero del sindicato al que están todos afiliados en Cedar Rapids, Iowa.

Morris dijo que los ganadores tienen entre 35 y 64 años y trabajan en la planta Quaker.

El grupo viajó en un autobús rentado por el sindicato de Cedar Rapids a Des Moines a presentar su boleta en la lotería.

"Están en shock. Todavía tratan de recuperarse", dijo Joe Day, el abogado del grupo. "Tienen aseguradas sus finanzas por el resto de su vida. El sueño de cualquiera".

El pozo es el 15to más grande que se haya ganado en la Powerball. Según Neubauer, cada uno ganará unos 5,6 millones de dólares después de pagar los impuestos si optan por cobrar el pozo entero de una vez.