La industria petrolera prevé invertir 120.000 millones de dólares en Colombia en los próximos diez años, aún sin haber alcanzado la meta de producir un millón de barriles diarios de crudo a causa de los problemas de seguridad en el país.

Así lo reveló en una rueda de prensa celebrada en Bogotá el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), Alejandro Martínez, quien explicó cuáles son las perspectivas del sector.

"Esperamos que en diez años haya un nivel de inversiones para exploración y producción de 50.000 millones de dólares e incluyendo refinado y transporte ésta llegue a los 120.000 millones de dólares", resaltó Martínez.

Asimismo destacó que en los últimos años Colombia pasó de un promedio de 74 pozos explorados a 150 previstos para finales de 2012.

Sobre la meta de producir un millón de barriles de crudo al día, el presidente de la ACP reconoció que no se ha logrado a causa de las acciones de los grupos armados ilegales contra la infraestructura petrolera en distintas regiones y también por los retrasos en la entrega de licencias ambientales.

Aludió a los atentados contra los principales oleoductos, el Caño Limón- Coveñas y el Trasandino, así como a acciones de sabotaje y bloqueo de campos en algunas zonas de explotación.

Entre tanto, sobre la lentitud en la aprobación de licencias, comentó que este hecho tiene detenida la producción en unos 60.000 barriles de crudo diarios.

No obstante, Martínez confió en que con la ayuda e intervención del Gobierno se superen los problemas que detienen la producción para alcanzar el objetivo.

"Esperamos mantener el incremento en la producción hasta finales de esta década", cuando se prevé alcanzar "un nivel cercano a un millón doscientos mil barriles diarios", subrayó el empresario petrolero.

El promedio de producción en los dos últimos años alcanza los 930.000 barriles, según cifras de esa asociación.

El dirigente reclamó también al Gobierno "estabilidad en las reglas de juego" en cuanto a los tributos que paga esa industria e igualmente en las participaciones de las compañías en las zonas productoras de gas y crudo que en Colombia son llamadas "regalías".

"La meta más importante es que los niveles de reserva del país aumenten en este sector, uno de los principales soportes de la economía" colombiana, añadió Martínez.

El presidente de la ACP adelantó que, según los estudios realizados por el Gobierno sobre el potencial del sector, "Colombia podría multiplicar por 20 o por 30 su nivel de reservas probadas de hidrocarburos, pues hoy entre petróleo y gas natural hay unos 3.300 millones de barriles".

Pero para multiplicar esas reservas "hay que hacer actividad exploratoria e inversión", advirtió.

Para terminar resaltó el "crecimiento vigoroso" del sector petrolero, pues "de 17 contratos se pasó a unos 50 anualmente y ello comprueba que Colombia es un buen destino de inversión y competitivo a nivel internacional".