Un grupo de indios y de manifestantes intentó hoy bloquear el acceso de las delegaciones al Riocentro, sede de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20, en protesta por la orden de desalojo contra una comunidad que habita en el vecino barrio de Vila Autódromo.

La manifestación, a la que se sumaron representantes de la Cumbre de los Pueblos, reunión paralela a la Río+20, fue dispersada por las autoridades después de una negociación entre el secretario de la Presidencia de Brasil, Gilberto Carvalho, y los líderes indígenas y comunitarios de Vila Autódromo.

Después del acuerdo, en el que Carvalho se comprometió a que el Gobierno brasileño recibiría una delegación de la comunidad para escuchar sus reivindicaciones, los manifestantes se abrazaron y acataron la orden de las autoridades para desbloquear la vía.

La alcaldía de Río de Janeiro lleva a cabo un proceso de desalojo de las personas que viven en ese barrio, con el propósito de facilitar obras de infraestructura de cara al Mundial de Fútbol de 2014 y de los Juegos Olímpicos de 2016 que albergará la ciudad.

En medio de una fuerte lluvia, los manifestantes caminaron hasta la Avenida Abelardo Bueno, un paso obligado de las delegaciones que se desplazan hasta el Riocentro.

Según la Asociación de Moradores de Vila Autódromo, cerca de 900 familias, muchas de origen indígena, viven desde hace 40 años en el lugar y en la década del 90 recibieron el título de propiedad por parte del Gobierno.

Los habitantes del barrio piden una urbanización, complementaria a las obras de infraestructura planeadas por la ciudad, y no la remoción para otros sectores de Río de Janeiro como plantea el Gobierno municipal.

Minutos antes, a pocos metros del lugar de la protesta, líderes religiosos de todos los credos y de indígenas oraron por la preservación y el futuro del planeta Tierra.

La Río+20 fue inaugurada hoy por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, con la presencia de decenas de jefes de Estado y de Gobierno y delegados de países de todo el mundo que estarán reunidos hasta el viernes.

La Río+20 pretende dar impulso al concepto de la economía verde y reformar los organismos multilaterales dedicados al desarrollo sostenible.