Las autoridades sanitarias de Guatemala anunciaron hoy la implementación de un sistema de alerta para prevenir los casos de desnutrición aguda que afectan a miles de niños de este país, por medio del envío de mensajes de texto.

La iniciativa "Sistema Móvil para el Monitoreo de la Desnutrición Aguda en la Comunidad" es apoyada por el sistema de las Naciones Unidas y la Fundación Tigo, el ala social de la telefónica Tigo, propiedad de la trasnacional Millicom International Cellular.

El objetivo de este programa es "salvar la vida de miles de niños y niñas con serios problemas nutricionales", explicó durante la presentación de la iniciativa Iván Yerovi, representante adjunto en Guatemala del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

El sistema se basa en la mensajería de texto para vigilar la condición nutricional de los niños de acuerdo a los protocolos de salud, conectando en tiempo real a las familias, el personal de salud y las autoridades, permitiéndoles atender de manera oportuna los casos de desnutrición.

Acisclo Valladares, directivo de la Fundación Tigo, dijo que "a través de la red de telefonía celular podremos cambiar muchas historias, ya que este sistema permite conocer al instante la situación de cada niño desde los lugares más apartados del país, desencadenando una serie de acciones e intervenciones inmediatas para salvar la vida de un niño".

El programa se implementará en su primera fase en las 864 comunidades rurales del país donde se concentran los mayores niveles de desnutrición crónica, lo cual permitirá atender a más de 58.000 niños menores de cinco años.

Mauricio Ramírez, director de país adjunto del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), explicó que ese sistema permitirá disminuir "notablemente" la muerte de niños que padecen desnutrición aguda.

"Estamos todos conectados y trabajamos juntos para salvar a cada niño que presenta algún problema, aunque viva en la montaña más alta o en la aldea más apartada del país", señaló Ramírez.

Según cifras oficiales, la desnutrición crónica, producto de la pobreza que padece el 52 % de los 14,4 millones de guatemaltecos, se cobra cada día la vida de 38 niños menores de cinco años.

El programa consiste en que los promotores comunitarios de salud al detectar a niños con desnutrición aguda en las comunidades más alejadas del país, reportan de inmediato el caso a una central de procesamiento de datos por medio de un mensaje de texto.

En cuestión de minutos, los promotores reciben por la misma vía las instrucciones a seguir para abordar el caso, de acuerdo a protocolos de salud previamente establecidos.