La policía permanecía alerta el miércoles para detener al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, si llegara a salir de la embajada de Ecuador en Londres, pero las autoridades reconocieron que está fuera de su alcance mientras permanezca en el interior.

La cancillería británica dijo el miércoles que Assange está "fuera del alcance de la policía". Agregó que está en conversaciones con Ecuador para resolver la situación.

Assange está refugiado en la sede diplomática ecuatoriana en Londres desde el martes y ha pedido asilo político en el país sudamericano, anunció el canciller Ricardo Patiño.

En un breve comunicado difundido en Londres, Assange dijo que "estoy agradecido al embajador ecuatoriano y el gobierno de Ecuador por considerar mi solicitud".

Assange ha estado peleando su extradición a Suecia, donde la justicia quiere interrogarlo sobre las denuncias de abuso sexual presentadas por dos mujeres.

El australiano de 40 años niega las acusaciones y dice que la extradición pudiera ser el primer paso en esfuerzos para enviarle a Estados Unidos, donde él asegura que ha sido acusado secretamente su papel en la revelación de 250.000 documentos del Departamento de Estado.

La embajada de Ecuador dijo el martes que Assange "seguirá en la embajada, bajo la protección del gobierno ecuatoriano" mientras se estudia su solicitud.

"La decisión de considerar la solicitud del señor Assange de asilo protector no debería de ninguna manera ser interpretada como una intromisión del gobierno de Ecuador en los procesos judiciales tanto del Reino Unido como de Suecia", agregó el comunicado.

Según la policía, Assange ha violado las condiciones de su libertad vigilada, que incluyen el toque de queda nocturno, y se "encuentra ahora bajo orden de detención". Los agentes fueron estacionados el miércoles frente a la embajada ecuatoriana londinense.

La Secretaría de Relaciones Exteriores ha sostenido que Assange sigue en el centro.

"Intentaremos trabajar con las autoridades ecuatorianas para solucionar la situación lo antes posible", indicó en una declaración.

Ecuador dijo que Assange "continuará en la embajada, bajo la protección del gobierno ecuatoriano", mientras Quito considera el caso.

Assange fue detenido en Londres en diciembre del 2010 a pedido de Suecia. Desde entonces se ha opuesto a la extradición al país escandinavo, que busca interrogarlo por los presuntos abusos sexuales de dos mujeres en el 2010.

Negó las afirmaciones y dijo que su caso tiene motivaciones políticas. Además, sostiene que la extradición podría ser su primer paso para ser extraditado a Estados Unidos, donde está acusado de publicar 250.000 cables del Departamento de Defensa.

Preguntado sobre el caso en una conferencia de prensa en Ginebra, la embajadora estadounidense ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU Eileen Chamberlain Donahoe dijo que Assange no es una víctima.

"No creo que sea enjuiciado por su uso de la internet", agregó.

Assange se ha quedado sin alternativas legales en Gran Bretaña, donde la Corte Suprema afirmó la semana pasada que debería ser extraditado a Suecia.

La abogada activista Helena Kennedy, ex integrante del equipo legal de Assange, dijo que quizá intente llegar a un acuerdo con Suecia para obtener garantías de que no será extraditado a Estados Unidos.

Agregó que con dichas garantías, Assange podría ir voluntariamente a Suecia.

___

El redactor de Associated Press Frank Jordans contribuyó en Ginebra a este artículo.