La suerte de un ex diputado investigado por su presunta participación en el secuestro de 11 políticos que murieron en cautiverio a manos de las FARC quedará definida el miércoles cuando la Fiscalía General anuncie si ratifica la detención o lo deja en libertad mientras avanza su proceso.

La decisión de la Fiscalía sobre el ex diputado y ex rehén Sigifredo López se toma cuando vence el plazo legal para definir si continúa detenido.

Aunque inicialmente la Fiscalía había informado que anunciaría su decisión a las 16:00 en una conferencia de prensa, más tarde la oficina de prensa indicó que sólo hasta las 20:30 (0130GMT) se haría el anuncio y no dio detalles de las razones del retraso.

Además se espera que los fiscales anuncien el resultado de pruebas técnicas hechas por el FBI estadounidense, a pedido de la defensa de López, sobre grabaciones en la que se escucha pero no se ve a un hombre planeando el secuestro de los 11 políticos en 2002.

López, un abogado de 49 años, fue detenido por agentes de la Fiscalía el 16 de mayo en la ciudad de Cali, departamento de Valle del Cauca, a 300 kilómetros al suroeste de la capital colombiana. El caso conmovió a la ciudadanía porque tanto el secuestro de los políticos como su posterior muerte fue uno de los capítulos más dramáticos del conflicto armado interno.

Un fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos inició la investigación contra López con base en un vídeo hallado en las computadoras decomisadas al otrora máximo jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Alfonso Cano, muerto por la fuerza pública en noviembre de 2011.

En dicha filmación se escucha la voz de un hombre dando instrucciones para un asalto rebelde a la Asamblea de Valle del Cauca, que ocurrió en abril de 2002 cuando los guerrilleros se llevaron de la asamblea a 12 diputados, incluyendo a López.

En junio de 2007 las FARC anunciaron en un comunicado la muerte de 11 de los diputados secuestrados. López, que ha negado cualquier relación con el secuestro de sus colegas, fue el único sobreviviente de lo que las FARC describieron inicialmente con un confuso incidente con un grupo armado desconocido.

El ex diputado sobreviviente aseguró al ser liberado por la guerrilla en febrero de 2009 que sus colegas murieron asesinados a tiros por los rebeldes que confundieron a una unidad de las FARC con miembros del ejército y que, como la instrucción que tienen los insurgentes es matar a sus rehenes en caso de detectar una operación de rescate, dispararon a los 11 cautivos.

Dijo que él sobrevivió por estar castigado y haber sido enviado por la guerrilla a otro campamento.

La Fiscalía ha dicho que aparte de esa grabación encontrada en la computadora de Cano dispone de pruebas testimoniales, entre ellas las de guerrilleros desmovilizados que acusaron a López de tener nexos con las FARC.

6-20-12