Croacia encara una segunda pesquisa disciplinaria por la conducta racista de sus seguidores a raíz de incidentes registrados durante el partido del lunes contra España en la Eurocopa.

El expediente está relacionado con "la conducta inapropiada de sus seguidores (el despliegue de pancartas y símbolos racistas)" durante el encuentro en Gdansk que cerró la actividad del Grupo C, indicó el miércoles la UEFA.

El organismo rector del fútbol europeo también investiga "el encendido y lanzamiento de bengalas" por parte de los hinchas croatas, y la "conducta inapropiada del equipo", que tuvo seis jugadores amonestados en la derrota 1-0 que eliminó a los croatas.

La UEFA abrió el nuevo expediente un día después de multar a la federación croata 80.000 euros (101.000 dólares) por la conducta racista de sus aficionados hacia el delantero de Italia, Mario Balotelli, durante el segundo partido de Croacia en la Euro.

La federación también recibió una multa de 25.000 euros (31.500 dólares) la semana pasada por la conducta de sus seguidores en un encuentro anterior contra Irlanda.