El Producto Interior Bruto (PIB) por habitante de España en 2011 cayó por debajo de la media de la Unión Europea (UE), por primera vez desde 2001, hasta el 99 %, un punto menos que el año precedente, según los datos preliminares divulgados hoy por la oficina estadística comunitaria, Eurostat.

Estos resultados confirman la tendencia descendente de España frente a sus socios europeos, pues el PIB por habitante español fue cayendo progresivamente desde 2007, cuando logró su cuota más alta, el 105 % de la media comunitaria, indicaron a EFE fuentes de la UE.

El PIB por habitante medio de los diecisiete Estados que comparten la moneda única se situó el año pasado ocho puntos porcentuales por encima de la media de toda la UE.

Según el primer cálculo de Eurostat para 2011, España se mantiene en el decimotercer lugar de la clasificación de Estados miembros, por detrás de Italia (101 % de la media comunitaria), país que le superó el año pasado, aunque se mantiene muy por delante de países de la moneda única, como Grecia (82 %) o Portugal (77 %).

Entre los Veintisiete, los datos arrojan grandes diferencias entre los países, desde el 274 % de la media europea para Luxemburgo, al 45 % de Bulgaria.

Por su parte, Holanda se situó ligeramente por encima del 30 % de la media, mientras que Dinamarca, Suecia, Irlanda y Austria superaban la media entre el 25 y el 30 %.

Finlandia, Bélgica y Alemania se colocaron entre un 15 y 20 % por encima de la media europea, en tanto que Francia y el Reino Unido estuvieron entre el 5 y 10 % por encima.

Italia (101 %) y España fueron los países que se situaron en torno a la media de la UE.

Chipre anotó un PIB por habitante en 2011 entorno a un 10 % por debajo de la media europea, mientras que Eslovenia, Malta, Grecia, la República Checa y Portugal estaban entre el 15 y 25 % por debajo.

Estonia, Hungría, Polonia y Lituania se colocaron entre el 30 y 40 % por debajo de la media, Letonia sobre el 40 %, Rumanía entorno al 50 % y, Bulgaria, alrededor del 55 % por debajo.

Eurostat también difundió hoy los datos de consumo individual efectivo (CIE), un indicador de bienestar alternativo que refleja con mayor precisión la situación de los hogares, según la oficina comunitaria.

Según este indicador, España se situó en 2011 en el 94 % de la media de la UE, un punto por debajo que el año precedente y cinco puntos menos que en 2008.

Así, España se ubicó en la decimocuarta posición de la UE en cuanto a consumo individual efectivo, empatado con Grecia y por detrás de Chipre (95 %).

La media de la zona del euro equivalió al 107 % de los Veintisiete.

Luxemburgo (150 % por encima de la media europea), Alemania (119 %) y Reino Unido (118 %) fueron en este caso los países con cifras más altas, mientras que Rumanía y Bulgaria se mantuvieron en la cola (con el 47 % y el 44 % por debajo de la media).