El Tribunal Constitucional de Bolivia paralizó hoy la consulta que impulsa el presidente Evo Morales entre los nativos del parque natural Tipnis, sobre una carretera que la partiría en dos, hasta que logre un consenso con los indígenas que marchan hacia La Paz contra ese proyecto.

El presidente del Tribunal, Ruddy Flores, dijo que la sala plena ha determinado que las consultas "están condicionadas a que sean concertadas con los pueblos y las naciones indígenas".

En el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), de 1,2 millones de hectáreas en el centro de Bolivia, viven 14.000 indígenas de las etnias trinitaria-moxeña, yuracaré y chimán, en medio de una extraordinaria riqueza animal y vegetal.

La carretera dividirá esa reserva ecológica por la mitad, para unir los departamentos de Cochabamba (centro) y Beni (noreste), y el mandatario asegura que es necesaria para integrar al país y combatir la pobreza en el Tipnis.

Morales promulgó en febrero pasado la ley de consulta sobre la obra, tras llegar a La Paz una marcha de 42 días de centenares de partidarios suyos que apoyan la carretera, incluidos sus fieles productores de hoja de coca, materia prima de la cocaína.

La ley de febrero intenta revertir otra que dictó el mandatario en 2011, al llegar a La Paz una primera marcha de 66 días de cientos de indígenas amazónicos del Tipnis. Dicha ley prohíbe cualquier carretera en la reserva y Morales se arrepintió casi enseguida de haberla dictado.

Flores dijo que la consulta no puede ser impuesta a los nativos, sino que debe ser fruto del diálogo y el consenso sobre sus procedimientos.

Los amazónicos, dirigidas por la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), rechazan la consulta porque temen que Morales la manipule e incluya en ella a campesinos de su partido y cocaleros de su bastión político del Chapare, vecino al Tipnis.

El dirigente indígena Rafael Quispe, uno de los líderes de la Cidob, dijo a Efe que la decisión del Constitucional "abre una ventana" para la defensa de los derechos de las etnias del Tipnis, al obligar a Morales a buscar el consenso con los indígenas.

No obstante, Quispe cree contradictorio que el Tribunal declare constitucional la ley que convoca a la consulta y al mismo tiempo la que prohíbe cualquier obra vial en la reserva ecológica.

Agregó que, dado que el Constitucional es la última instancia en Bolivia, los nativos deben analizar ahora si plantean demandas en tribunales internacionales para la protección del parque.

Una segunda marcha en defensa del Tipnis llegará a La Paz la próxima semana, tras superar numerosas penalidades de todo tipo, desde bloqueos de partidarios de Morales hasta el difícil camino desde el trópico hasta los 3.650 metros de esta ciudad, con gélidos pasos de montaña de más de 4.000.

Los amazónicos hicieron hoy un alto tras la muerte el martes de dos de ellos en un accidente de un automóvil que llevaba provisiones a su campamento, situado a menos de 90 kilómetros de La Paz.