El gobierno cubano afirmó que tiene controles estrictos en su sistema bancario para evitar ilegalidades, luego que un fiscal estadounidense acusara a un hombre en la Florida de lavar dinero en la isla procedente de un fraude.

"Los bancos cubanos tienen establecido un mecanismo de vigilancia y supervisión, dirigido por el Banco Central a través de la Superintendencia Bancaria, que le permiten detectar y enfrentar los intentos de realizar operaciones fraudulentas", aseguró el miércoles en un comunicado la Subdirectora del departamento de Estados Unidos de la Cancillería, Johana Tablada.

"Existe, además, colaboración internacional con bancos de otros países para complementar informaciones que son necesarias para la detección de posibles fraudes financieros", agregó la funcionaria ante una consulta que AP hizo el lunes.

Medios de prensa en Florida informaron el lunes que un fiscal acusó al cubanoamericano Oscar Sánchez de enviar 31 millones de dólares a bancos cubanos a través de transferencias por Canadá y Trinidad y Tobago. El informe agregó que los fondos eran producto de una estafa al sistema de salud público de Estados Unidos denominado Medicare.

Aunque la pregunta de AP fue específicamente sobre el caso de este fraude a Medicare en particular, Tablada se limitó a contestar sobre los controles del sistema financiero isleño.

"Los bancos comerciales extranjeros que mantienen cuentas en bancos cubanos están obligados a operar en estricto apego a las normativas internacionales y cubanas y deben responder por la fiabilidad de sus transacciones", expresó.

Asimismo, criticó las sanciones de Estados Unidos contra su país pues Cuba colabora con entidades bancarias de todo el mundo, pero no con firmas norteamericanas.

Este es el segundo asunto bancario entre los dos países que genera tensión en los últimos 10 días.

La Cancillería rechazó el miércoles la imposición por parte del Departamento del Tesoro de una multa a un banco holandés por haberse hecho operaciones con Cuba.

La multa récord de 619 millones de dólares al banco ING es un "atropello" y una "burla" a terceros países, consideró la nación caribeña.

El comentario cubano es la primera reacción al anuncio realizado la semana pasada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, que multó a la firma por sus operaciones con Cuba, Irán y otras naciones a las cuales considera enemigas.

La multa de 619 millones de dólares es la más alta impuesta por el gobierno norteamericano a una entidad bancaria en toda su historia.

"El gobierno de Cuba denuncia ante el mundo este nuevo atropello", expresó el comunicado de la cancillería isleña.

El comunicado de la cancillería calificó además de "amenazante e irrespetuoso" el lenguaje usado por el director de la Oficina estadounidense, Adam Szubin, quien al dar a conocer la noticia dijo que la abultada multa "debería servir como una clara advertencia a cualquiera que considere aprovecharse de evadir las sanciones de los Estados Unidos".

_____

Andrea Rodríguez está en Twitter como www.twitter.com/ARodriguezAP