Dos mujeres y dos hombres que viajaban en un autobús murieron la madrugada del miércoles cuando presuntos rebeldes de las FARC atacaron una zona del suroeste de Colombia, informaron las autoridades.

Otros 11 pasajeros, entre ellos tres menores de edad varones de entre tres y 16 años, resultaron heridos.

"Seguramente (los rebeldes) pensaron que llegaban refuerzos (policiales) en esos buses", indicó en diálogo telefónico con The Associated Press Pedro Vicente Obando, secretario de gobierno del departamento de Nariño, donde se produjo el ataque pasadas las 2 de la madrugada (0700 GMT).

El ataque fue primero a un puesto de policía de un poblado rural del municipio de Barbacoas, en Nariño, a unos 550 kilómetros al suroeste de Bogotá, dijo Obando.

Aunque en la estación policial no hubo víctimas, poco después dos autobuses que se desplazaban desde Barbacoas hacia Pasto, capital de Nariño, fueron interceptados por los rebeldes en la carretera y allí fue que murieron los civiles, dijo a su turno el coronel Hugo Díaz, comandante de la policía de Nariño.

Como uno de los conductores al parecer se negó a detener el vehículo, los insurgentes le dispararon y dentro del bus, con 33 pasajeros, resultaron fatalmente heridos los dos hombres muertos y las dos mujeres, agregó el oficial en diálogo telefónico.

Díaz dijo que el paso por la carretera ya fue restituido luego de que llegaran refuerzos del ejército y la policía de tránsito y atribuyó la acción a la columna "Mariscal Sucre", una unidad de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que opera en aquella región del suroeste del país.