Carrie Underwood es música, no política.

A pesar de eso la estrella country de 29 años se vio inmersa en un torbellino mediático tras expresar su apoyo al matrimonio gay.

En una entrevista con el diario británico The Independent, Underwood, quien está casada, fue citada diciendo que cree que todos deberían tener derecho a amar. También subrayó que su iglesia admitía homosexuales y que no estaba en posición de juzgar a nadie.

Las declaraciones de Underwood generaron una ola de críticas en internet.

En Londres, Underwood no se sintió cómoda hablando del tema y dijo que prefería no leer las reacciones de la gente.

"Me hicieron una pregunta difícil en los últimos cinco minutos de una entrevista y respondí de la mejor manera que pude. De todas formas hago lo que hago y amo hacer música. Por lo general trato de no meterme en ninguna controversia", dijo a The Associated Press en una entrevista del martes.

Sabe que como ganadora de "American Idol" y de cinco premios Grammy lo que diga será escuchado.

"El título 'modelo a seguir' me asusta mucho, porque no importa lo que pase en tu vida, siempre hay alguien a quien no le va a gustar lo que hagas, uses, digas o cantes", dijo. "Sólo trato de hacer lo que hago y de ser amable con la gente y hacer buena música, y si la gente cree que puede admirar eso, maravilloso, si no también está bien".

La estrella estadounidense se encuentra en Gran Bretaña para conquistar nuevos adeptos a su música. Su álbum más reciente, "Blown Away", es el primero que también ha sido lanzado en el Reino Unido. Las entradas para su concierto del jueves en el Royal Albert Hall de Londres están agotadas.

La intérprete de éxitos como "Before He Cheats" adelantó que será un espectáculo relajado, en comparación con otros conciertos en Estados Unidos en los que hubo camionetas voladoras en el escenario.

La estrella nacida en Oklahoma estuvo en Londres antes pero sólo como turista, para ver las principales atracciones.

"No firmé autógrafos ni nada, nadie vino a verme cantar. Esta vez es completamente diferente", dijo.

Underwood espera triunfar en el mercado local para crear un equilibrio ante la ola de artistas británicos exitosos en Estados Unidos como Adele, One Direction y The Wanted.

"Nos están invadiendo en Estados Unidos, en el buen sentido", dijo. "Creo que sería increíble que nos quisieran y aceptaran aquí, esa es mi esperanza para esta semana".