Burger King, la segunda mayor cadena de comida rápida del mundo, volvió hoy a cotizar en la Bolsa de Nueva York (NYSE), donde sus títulos subían cerca del 6 % pasada la primera hora de contrataciones en Wall Street.

Las acciones del principal rival de McDonald's, que dejó de cotizar en bolsa en 2010 al ser adquirido por la firma neoyorquina 3G Capital, avanzaban el 5,86 % una hora después del arranque de la sesión de su regreso, hasta un precio de 15,35 dólares cada una, aunque en los primeros compases se dispararon por encima del 7 %.

Para celebrar el regreso a Wall Street de los creadores del Whopper, el consejero delegado de Burger King, Bernardo Hees, fue el encargado de dar el tradicional campanazo que da comienzo a las contrataciones en la principal plaza financiera del mundo, donde sus acciones cotizan bajo el símbolo "BKW".

Hees acudió con una corona a la cabeza, en honor de la imagen de la firma, y acompañado por varios encargados de los restaurantes que la firma tiene en Nueva York.

La vuelta de Burger King al parqué neoyorquino se conoció el pasado 3 de abril, cuando 3G Capital anunció la venta por 1.400 millones de dólares del 29 % de Burger King al grupo británico Justice Holdings.

Esa operación transformó a la compañía, de la que 3G Capital es todavía el principal accionista al poseer un 71 % de las acciones, en Burger King Worldwide, una nueva empresa con sede en Delaware.

Fundada en 1954, la cadena de hamburgueserías está compuesta actualmente por 12.500 establecimientos en 82 países -el 90 % de los cuales funciona con un régimen de franquicias independientes-, donde se atiende a unos once millones de clientes a diario, según los datos proporcionados por la compañía.

Burger King pasó a manos privadas en 2010, cuando 3G Capital la compró por 4.000 millones de dólares, aunque ya había estado en manos de firmas de capital privado cuando un grupo liderado por TPG Capital, Bain Capital y Goldman Sachs Capital Partners compró la cadena por cerca de 1.500 millones de dólares al grupo británico Diageo.

La firma está ahora sumida en una estrategia de transformación que incluye cambiar su menú para ganar nuevos clientes y una nueva campaña publicitaria en EE.UU., donde el año pasado fue destronada por Wendy's como la segunda mayor hamburguesería, un negocio que domina en este país McDonald's, según la auditora Technomic.