Rebeldes sirios se enfrentaron con soldados durante horas a partir del martes por la noche en una provincia del noroeste y causaron numerosas bajas a las tropas del gobierno, dijeron el miércoles activistas sirios.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña dijo que 20 soldados murieron en enfrentamientos con los rebeldes en Latakia, pero fue imposible confirmar esa cifra de forma independiente. El Observatorio citó testigos sobre el terreno para avalar el número.

Otros activistas confirmaron varias horas de combates en las montañas de Latakia. Los enfrentamientos comenzaron la noche del martes y continuaron hasta la mañana del miércoles.

La violencia en Siria se ha vuelto cada vez más caótica en el curso de la sublevación popular, que comenzó en marzo del 2011 con protestas mayormente pacíficas. El gobierno restringe el movimiento de periodistas, lo que dificulta verificar las versiones de ambas partes.

El martes, el jefe de la misión de observadores de la ONU dijo que las fuerzas de la organización fueron atacadas varias veces recientemente, pero que están comprometidas a permanecer en el país.

El general de división Robert Mood dijo que eran prematuras las preguntas sobre una cancelación de la misión. "No vamos a ningún lado", agregó.

La ONU dijo el sábado que sus 300 observadores destacados en Siria estaban suspendiendo todas sus misiones debido a preocupaciones sobre su seguridad tras intensificarse el combate en los últimos 10 días.

"Bombardeos, disparos con armas pequeñas y otros incidentes se están acercando más, y hemos sido blanco en varias ocasiones en las últimas semanas", señaló el organismo internacional. No sólo fue peligroso para sus observadores, sino que dificultó realizar su misión, agregó.

Mood habló después de una sesión informativa ante el Consejo de Seguridad de la ONU durante una reunión a puertas cerradas sobre la situación en Siria, donde han continuado bombardeos y enfrentamientos entre combatientes rebeldes y tropas del gobierno en Homs.

Grupos de oposición dicen que han muerto más de 14.000 personas desde que comenzó la insurrección siria en marzo de 2011.