Varias ONG pidieron hoy en Río de Janeiro a los jefes de Estado y de Gobierno que acudirán a partir de mañana a la Cumbre de la Río+20 que gasten más dinero en erradicar la pobreza y menos en armamento.

Las organizaciones no gubernamentales llevaron a la favela de Santa Marta, situada en el barrio de Botafogo, un tanque de guerra hecho de plástico y cubierto de panes como símbolo del uso que podrían darse a los recursos que se destinan a la industria militar.

Este tanque, de unos tres metros de altura y ocho de ancho, estará en distintos puntos de la ciudad hasta el próximo viernes, última jornada de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20 a la que acuden delegaciones de 193 países.

La iniciativa de las ONG World Future Council (WFC), Viva Rio y Alcaldes por la Paz, entre otras, exige a los Gobiernos de todo el mundo que erradiquen la pobreza extrema, mejoren las condiciones sanitarias, de salud y de educación de la población con el dinero que dedican a armamento.

El año pasado el gasto con armamento en todo el mundo ascendió a 1,74 billones de dólares, según el Banco Mundial, y menos del 5 % de esa suma sería suficiente para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, señalaron los manifestantes.

"Mientras que usan toda esta cantidad de dinero que no podemos ni imaginar, cada tres segundos una persona muere de hambre, cientos de miles no tienen acceso a agua potable, cuidados sanitarios y educación adecuada", explicó a Efe Annette Willi de la ONG Internacional Peace Bureau (IPB).

Willi dijo que con esta campaña quieren conseguir que se cambien las prioridades de gasto de los Gobiernos de todo el mundo "para que se cubran las verdaderas necesidades de la gente y no se desperdicie el dinero en política militar".

Los habitantes de la favela Santa Marta observaban curiosos el tanque colocado en medio de una de las calles principales de la barriada, al tiempo que los activistas simulaban destruir fusiles y pistolas a martillazos.

Los activistas pidieron a las Naciones Unidas y a los Gobiernos participantes de la Río+20 que corten los gastos militares en un 10 por ciento el año que viene para que ese dinero sea revertido en programas sociales, económicos y ecológicos.

En otra manifestación, integrantes de la ONG Río de Paz montaron esta mañana en la playa de Copacabana una mesa larga cubierta con un mantel blanco sobre el cual pusieron en fila decenas de platos vacíos y vasos con la bandera de cada uno de los países que todavía son víctimas de hambrunas.

En el acto, llamado "Mesa de las naciones pobres" varios activistas con el rostro cubierto con máscaras blancas exhibieron carteles con la palabra "hambre" escrita en diferentes idiomas para recordar que en el mundo hay millones de personas que no tienen qué comer.