Al menos ocho personas murieron, entre ellas mujeres y niños, y otras cinco sufrieron heridas al estallar una mina al paso del vehículo en el que viajaban en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, dijo hoy a Efe una fuente oficial.

El suceso ocurrió ayer en el distrito de Musa Qala, en el norte de la conflictiva provincia, y entre los fallecidos había dos hombres y "seis mujeres y niños", afirmó a Efe el portavoz del gobernador de Helmand, Dawud Ahmadi, que no pudo dar más detalles.

Las bombas camineras son usadas con frecuencia por los insurgentes talibanes en sus campañas contra la misión de la OTAN en el país y son la principal causa de muerte entre los soldados de la fuerza multinacional.

Sin embargo, tanto esos artefactos como los habituales ataques suicidas también causan bajas entre la población civil.

Según la misión de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), el 77% de los 3.021 civiles muertos en 2011 por la guerra fallecieron en acciones imputables a los talibanes.