Presionado por protestas callejeras, el presidente Ricardo Martinelli decidió el martes retirar del debate legislativo la venta de los activos del Estado en las empresas mixtas de energía eléctrica y telecomunicaciones, así como la ratificación de tres magistrados de la nueva sala de garantías.

Martinelli anunció ante la prensa la derogación de un decreto mediante el cual había llamado a sesiones extraordinarias para debatir esos proyectos, que quedan en suspenso, en una medida que celebraron los opositores a esas iniciativas.

"Aunque hemos actuado conforme a la Constitución Nacional y leyes de la República, el Gobierno Nacional reconoce que ha faltado una amplia divulgación de estos proyectos de leyes por lo que, para propiciar un amplio debate y un consenso en estos temas, los retiraremos el día de hoy de la Asamblea y los enviaremos a la Concertación Nacional", dijo el mandatario en un anuncio en la presidencia.

Esos temas "se llevarán a mesa de concertación y diálogo", escribió posteriormente el canciller Roberto Henríquez en su cuenta de twitter.

El dirigente del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD), Samuel Lewis, consideró que se trata de "un triunfo del movimiento cívico", en alusión a un frente que integraron gremios sindicales, sociedad civil, estudiantes y los adversarios políticos del gobierno contrarios a esos proyectos.

Martilleen hizo el anuncio en el segundo día consecutivo de protestas y en una jornada en que opositores intentaban ingresar abruptamente a la Asamblea que fue custodiada desde temprano por un fuerte cordón policial. Las protesta son respaldadas por sectores obreros, universitarios y políticos opositores quienes permanecieron varias horas en las calles cercanas a la Asamblea.

Los manifestantes se oponen a los planes del gobierno de modificar la Ley que privatizó las telecomunicaciones en 1997 para permitir al Estado vender el 24% del capital que posee en la empresa Cable & Wireless y depositar el 25% restante en el recién creado Fondo de Ahorro. Asimismo rechazan la venta de activos que posee el Estado en las empresas de generación y distribución eléctrica.

Los opositores temen que Martinelli utilice los dineros de la venta de los activos de las empresas de electricidad y de telecomunicaciones para gasto público cuando le restan dos años de administración y ante la proximidad de un año pre-electoral. El gobierno ha objetado esos señalamientos.

La Asmblea reanudará sus sesiones el 1ro de julio cuando Martinelli cumple tres años en el poder. El gobernante, a quienes sus opositores lo acusa de autoritario fue elegidos para un periodo de cinco años.