Es posible que el senador Marco Rubio no presente una alternativa republicana a la ley llamada “DREAM Act”, tras el anuncio del presidente Barack Obama el pasado viernes de una nueva política que exceptuaría de la deportación a los inmigrantes traídos al país cuando niños.

La nueva medida de Obama sobre la deportación cumple la mayoría de los objetivos que el senador de Florida esperaba cubrir mediante una ley, si bien futuros presidentes podrán revertir la decisión.

“Tenemos que reevaluar si todavía tiene sentido presentar el proyecto de ley”, expresó el vocero de Rubio, Alex Conant, a Fox News Latino. “Teníamos cauto optimismo de que podríamos lograr algo que contara con el apoyo bipartidario. Debido a la decisión del presidente, eso ya no parece posible.”

Conant acusó a Obama de eludir el Congreso, diciendo que con esa medida el presidente eliminó la urgencia que Rubio esperaba le ayudaría a que se apruebe el proyecto de ley antes de fin de año.

“Estábamos logrando que la gente estuviera dispuesta a llegar a un acuerdo porque existe un riesgo concreto de que se deporte a chicos antes de que empiecen la universidad el próximo otoño”, dijo Conant. “El Presidente no ofreció la solución permanente que vamos a necesitar, pero la política se ha vuelto ahora mucho más difícil porque el presidente no trabajó con los conservadores, incluido el senador Rubio, en este anuncio”.

Obama ha abogado desde hace tiempo por el DREAM Act, una propuesta que allanaría el camino hacia la ciudadanía a los inmigrantes indocumentados que hayan sido traídos siendo menores de edad siempre que asistan a la universidad o sirvan en las fuerzas armadas estadounidenses, entre otros requisitos.

La Cámara Baja aprobó el proyecto de ley en diciembre de 2010, pero fue rechazado en el Senado al obtener cinco votos menos de los 60 necesarios para vencer la obstrucción liderada por los republicanos.

Quienes se oponen al DREAM Act, incluido Rubio, dicen que incentivaría que la gente inmigre de manera ilegal en los Estados Unidos.

Pero el tema explotó en su distrito en marzo, cuando una estudiante indocumentada del último año de la secundaria, llamada Daniela Pelaez, se vio atrapada en el proceso de deportación, a pesar de estar a punto de graduarse como la mejor alumna de su escuela, con un promedio general de 6.7 puntos.

Pelaez se reunió con varios legisladores, entre ellos Rubio, para persuadirlos de que defiendan su caso, logrando que se aplazara su deportación e instando a Rubio a que se ocupara del problema que enfrenta la gente que fue traída aquí de manera ilícita en la infancia por sus padres.

Rubio comenzó a delinear una propuesta que permitiera que los inmigrantes indocumentados que se gradúan de la secundaria y no tengan antecedentes penales obtengan una visa de no inmigrantes. Podrían permanecer en los Estados Unidos, obtener la licencia de conducir y trabajar o continuar sus estudios, pero no contarían con una manera especial para lograr la ciudadanía.

Pero la medida anunciada el viernes por Obama cubre la mayoría de esos objetivos. Según las nuevas recomendaciones, que quedan a discreción procesal, a los inmigrantes indocumentados que hayan venido a los Estados Unidos antes de los 16 años de edad, no tengan antecedentes penales, hayan vivido aquí más de cinco años y se hayan graduado de la secundaria se les aplazaría la deportación durante dos años.

La medida rige solo para menores de 31 años.  

Cuando en el programa Face the Nation, de la cadena CBS, le preguntaron a Mitt Romney si revocaría la nueva política de deportación, este se negó a responder directamente.

Ya sea que Rubio presente la misma propuesta sobre la que había estado trabajando recientemente o no, Conant dice que el senador de Florida igual encontrará la manera de solucionar los problemas que enfrentan los jóvenes indocumentados.

“El tema de estos chicos sigue sin resolverse", dijo Conant. "Espero que continuemos trabajando para encontrar una solución a largo plazo”.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino