París subasta mañana una selección de más de 300 piezas de mobiliario, objetos y piezas de arte de los siglos XVII y XVIII que fueron la propiedad más personal e íntima del escritor, mecenas y coleccionista argentino Georges Bemberg (1915-2011), quien las reunió a lo largo de más de medio siglo.

Los trescientos lotes que mañana se podrán comprar en París reflejan el gusto y la curiosidad de ese gran erudito de gustos muy eclécticos que vivió entre París, Nueva York y Buenos Aires, explicó a Efe la perito tasador encargada de la venta, Isabelle Bresset.

Ese gran amante del arte nacido en Argentina, en 1915, y educado en Francia, falleció en 2011 sin dejar herederos directos, después de haber elegido la ciudad de Toulouse, en el sur de Francia, para crear en los años 90 del siglo XX la Fundación Bemberg, en el Palacio de Assézat, recordó Bresset.

Un lugar donde reunir, proteger y compartir su pasión por el arte y la belleza y una parte de su colección, como la treintena de cuadros del pintor francés Pierre Bonnard (1867-1947) que poseía y por cuya obra sentía una pasión especial.

Fue un gran amante de la pintura impresionista y moderna, "pero todos sus cuadros fueron a su fundación", agrego Bresset.

La experta destacó que la venta concierne a "una parte del contenido de su domicilio parisino".

En concreto "los objetos más íntimos" entre los que vivía en su palacio de la calle Dragón, en París, este coleccionista nacido en el seno de una familia que en el siglo XVIII encabezó la comunidad luterana de la ciudad alemana de Colonia, y que se estableció en Argentina en 1850, según informa la página web de la fundación que lleva su nombre.

"La historia de su colección es la historia de toda una vida", ya que comenzó hace más de medio siglo, al término de la II Guerra Mundial, resaltó Bresset.

De la fortuna que le permitió comprar y conservar hasta su muerte todas estas obras y crear su Fundación, la experta se limitó a precisar que era de origen "familiar".

Agregó que Bemberg, también gran amante de la música, arte en el que se formó en París junto a la pianista Nadia Boulanger, era un gran conocedor de arte y mobiliario que compraba "por corazonadas", por lo que los objetos y piezas reunidos "corresponden a una elección muy personal".

El conjunto, añadió, está dominado por dos direcciones, de un lado las obras del barroco italiano y francés del siglo XVII, del otro las de gusto neoclásico francés.

Artcurial espera obtener entre 600.00 y 800.000 euros (759.000 y un millón de dólares) con esta subasta, que incluye la primera edición de "La Nouvelle Justine, ou les malheurs de la vertu", del Marqués de Sade.

La pieza más accesible, un pequeño cofre de juegos del siglo XV, procedente de Italia, parte con una estimación inicial de entre 200 y 300 euros (253 y 379 dólares) , explicó Bresset.

El más caro, con una valoración de partida de entre 100.000 y 150.000 euros (126.400 y 189.700 dólares), es una pareja de candelabros Luis XVI, en bronce dorado, añadió.