El monarca brasileño Corinthians necesita al menos un empate el miércoles ante Santos para avanzar por primera vez a la final de la Copa Libertadores.

Corinthians está invicto este año en la Libertadores y apuesta a su buena defensa para hacer valer el triunfo 1-0 que consiguió en el duelo de ida sobre el campeón continental.

Corinthians ha superado a sus oponentes 13-0 en el estadio Pacaembu de Sao Paulo, la sede del encuentro del miércoles.

"Esto no sucede sólo por nuestros defensores, todo el equipo está ayudando. Nos facilita el trabajo", comentó el zaguero Leandro Castan a la prensa brasileña. "Hay que elogiar a todo el equipo".

Corinthians es uno de los clubes más populares en Brasil, pero nunca ha tenido mucho éxito en el ámbito internacional aparte de ganar en 2000 el Mundial de Clubes, al que fue invitado por ser del país anfitrión.

El técnico Tite le ha dado descanso a algunos titulares en la liga brasileña, y el equipo marcha último en la tabla de posiciones tras perder cuatro de sus cinco primeros partidos.

Santos, que busca su cuarto título de la Libertadores, fue superado en la mayoría de las facetas en el primer partido. Su estrella Neymar no pesó y sus compañeros tampoco hicieron mucho, incluso tras la expulsión del jugador de Corinthians, Emerson.

"Volveremos a jugar a nuestro mejor nivel el miércoles", prometió el timonel de santos, Edu Dracena. "La diferencia es apenas de un gol, y estamos confiados".

Santos sólo ha ganado uno de sus cinco partidos como visitante en esta Libertadores.

Boca Juniors, con ventaja de 2-0, visitará el jueves a Universidad de Chile en el otro partido por las semifinales.

El partido del miércoles se disputará desde las 21.50 (0050 GMT) en el estadio Pacaembu.