Las auditorías a la banca española, que debían concluir a finales de julio, se retrasarán hasta septiembre con el objetivo de conseguir "un examen más exhaustivo", según han informado a Efe fuentes próximas al proceso.