La Reserva Federal se reunirá esta semana precisamente cuando todo apunta a una nueva baja de la economía estadounidense, además de las consecuencias de las elecciones griegas y la mala situación de los mercados financieros.

Si todo ello se traduce en el anuncio de nuevas medidas de estímulo económico al concluir el miércoles su reunión de dos días, no hay certezas. Empero, muchos analistas creen que los problemas de la economía estadounidense y la situación en Europa obligarán a la Fed a anunciar o tomar medidas para apuntalar la economía.

Un gran tema será la crisis de la deuda soberana en Europa. ¿Creen los funcionarios de la Fed que el resultado de las elecciones griegas ayudará a sostener la economía europea porque Grecia parece inclinada ahora a permanecer en el euro? ¿O creen que la crisis europea seguirá sin solucionar y sumirá en la depresión al resto del mundo?.

Las posibilidades han resurgido cuando la patronal estadounidense ha reducido la contratación. Las empresas detallistas y fabricantes han reducido su producción y el mercado de la vivienda dista muchos de prosperar, ante la renuencia de los inversionistas.

Muchos economistas creen que si la Fed anuncia esta semana nuevas medidas, la más probable será extender el programa llamado Operación Enganche, que expirará en dos semanas.

Conforme a la Operación Enchanche, la Fed vende acciones a corto plazo y compra bonos a largo plazo. El objetivo es reducir aún más los intereses a largo plazo para fomentar el endeudamiento y el gasto.

Algunos analistas creen que la junta rectora de la Fed quizá quiera valorar más el panorama económico antes de intervenir. Empero, incluso si la Junta decide no adoptar esta semana mensajes nuevos, al menor intentará demostrar que hará más.

"Creo que los funcionarios de la Fed lanzará una señal muy enérgica de que están preparados para aportar más apoyo a fin de apuntalar la economía y reducir el desempleo", dijo Brian Bethune, profesor de Economía del Gordon College en Massachusetts.

Si la Fed anuncia el miércoles nuevos planes. quizá de un paso en firme en la Operación Enganche. Quizá decida aumentar su portafolio de acciones mediante una tercera ronda de compra de bonos. De hacerlo, algunos analistas creen que la Junta quizña decida adquirir hipotecas respaldadas por acciones y bonos del Tesoro para intentar abaratar las tasas de interés incluso más para revivir el apabullado mercado de la vivienda.

Bethune cree que la Fed aguardará hasta su próxima reunión a fines de julio u anunciará entonces una tercera compra de bonos.