La empresa fotográfica Eastman Kodak, que en enero pasado se declaró en quiebra, presentó una demanda en Nueva York contra el gigante Apple para que no interfiera en su venta de patentes, desinversiones que necesita para seguir adelante con su plan de reestructuración para salir de la bancarrota.

En la demanda, que fue presentada este lunes ante un tribunal de bancarrotas de la Gran Manzana, Kodak acusa a Apple de intentar "descarrilar" los planes de la empresa fotográfica de vender una decena de patentes tecnológicas sobre procesamiento de imágenes digitales que el gigante de Cupertino alega que son de su propiedad.

Los abogados de la firma de Rochester (Nueva York) aseguran en la querella -que se puede ver hoy en los registros electrónicos del sistema judicial de EE.UU.- que Kodak tiene "permiso" para vender las diez patentes en disputa y exigen al juez de bancarrotas Allan Gropper que impida a Apple reclamar su propiedad.

Desde hace meses Kodak intenta vender su más de un millar de patentes tecnológicas para digitalizar imágenes en un intento por sacar provecho de la gran demanda existente en el mercado para aumentar su capital, como parte de su plan de reestructuración para salir de la bancarrota.

Las patentes despiertan gran interés por el uso que se le pueden dar en teléfonos inteligentes y otros dispositivos móviles, y los analistas estiman que su valor podría superar los 2.000 millones de dólares, aunque los expertos ya advirtieron que la venta estaría sujeta a posibles demandas judiciales.

La nueva demanda es el último capítulo en la "guerra" entre Kodak y Apple, que había tenido uno de sus últimos capítulos en enero pasado, cuando el grupo fotográfico llevó a la tecnológica a la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos por considerar que infringe sus patentes en los teléfonos inteligentes iPhone.

Kodak se acogió el pasado 19 de enero al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrotas de EE.UU. por su incapacidad para competir en el mercado digital, con la idea de intentar reforzar su liquidez, rentabilizar la propiedad intelectual no estratégica, resolver la situación de los pasivos y concentrarse en los negocios más competitivos.