La justicia de este país deberá investigar la muerte de la ciudadana estadounidense Ronnie Moffit, quien pereció junto al ex canciller chileno Orlando Letelier en un atentado con bomba perpetrado en Washington por agentes de la policía chilena en 1976.

La primera sala de la Corte de Apelaciones de Santiago revocó una decisión de noviembre del año pasado del juez Mario Carroza, quien consideró como cosa juzgada y había sobreseído la causa por la muerte de Moffit, quien ejercía como secretaria de Letelier, un prominente líder socialista que vivía como refugiado político en Estados Unidos.

La revocación dispuso que el juez inicie la investigación del caso.

En 1993 la justicia chilena juzgó y condenó como responsables del homicidio de Letelier al general Manuel Contreras, jefe de la policía secreta del régimen militar del general Augusto Pinochet, y al brigadier Pedro Espinoza.

Contreras debió purgar una condena de 7 años y Espinoza de 6 años, aunque ambos continúan en prisión por diversos procesos por violaciones a los derechos humanos bajo la dictadura de Pinochet (1973-1990).

Contreras tiene condenas por 239 años de reclusión.

En el atentado en Washington participaron el estadounidense Michael Townley, agente secreto del régimen castrense, y el militar chileno Armando Fernández Larios. Ambos se acogieron en Estados Unidos al programa de testigos protegidos.

También tomaron parte en el atentado los cubanos anticastristas José Dionisio Suárez y Virgilio Paz Romero, que fueron condenados a 12 años.

Letelier y Moffit murieron al estallar una bomba en el automóvil en que viajaban por el centro de la capital estadounidense el 21 de septiembre de 1976.

Letelier fue canciller y ministro de Defensa en el gobierno del presidente socialista Salvador Allende, derrocado en 1973.