Los alcaldes de varias de las ciudades más pobladas del mundo anunciaron hoy una iniciativa para reducir la emisión de gases causantes del efecto invernadero en 248 millones de toneladas hasta 2020 y en 1.300 millones de toneladas hasta 2030.

Esos datos se incluyen en un estudio presentado en la cumbre de alcaldes de la red C40, que se inauguró hoy en Río de Janeiro de forma paralela a la Conferencia de la ONU para el Desarrollo Sostenible Río+20.

El expresidente estadounidense Bill Clinton, fundador de la iniciativa para el clima que lleva su nombre, participó en el acto por medio de una videoconferencia.

El alcalde de Nueva York y presidente del C40, Michael Bloomberg, afirmó que estas ciudades "tienen potencial" de cumplir las metas de reducción de emisiones hasta 2030, lo que supondría un ahorro equivalente al volumen producido anualmente por México y Canadá juntos.

"Este acuerdo muestra el fuerte compromiso de las ciudades para liderar la lucha contra el cambio climático. No podemos esperar a las decisiones de los Gobiernos", dijo Bloomberg en un discurso.

El grupo C40 está integrado por 59 grandes ciudades, cuyas emisiones sumaron 1.700 millones de toneladas de gases causantes del efecto invernadero en 2010, según el estudio.

Las 59 ciudades tienen una población de 544 millones de personas y acumulan el 14 por ciento de las emisiones de gases del efecto invernadero del planeta.

De no tomarse medidas para reducir las emisiones, estas ascenderían a 2.300 millones de toneladas en 2020 y hasta 2.900 millones diez años después, según el texto.

El 71 por ciento de los miembros del C40, 33 ciudades, han presentado metas de reducción de emisiones para los próximos años, que en caso de cumplirse se podría alcanzar la meta de reducción de 1.300 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2030.

El estudio contabilizó que las autoridades municipales de 48 de estas ciudades han emprendido 4.734 proyectos ambientales desde 2005, año en el que se fundó el C40.

La red C40 también anunció hoy un acuerdo con el Banco Mundial para crear líneas de financiación y prestar asistencia técnica a esas ciudades en proyectos de tratamiento de basura, con el que se pretenden reducir las emisiones de gas metano.

Entre los miembros del C40 se incluyen Berlín, Bogotá, Buenos Aires, Caracas, Lima, Londres, Nueva York, Río de Janeiro, Sao Paulo, Seúl, Tokio, Johannesburgo, Nueva Delhi y El Cairo, entre otras.