La presidenta argentina, Cristina Fernández y el primer ministro británico, David Cameron, tuvieron hoy un fuerte cruce de opiniones por el conflicto de las islas Malvinas en Los Cabos (México), donde asisten a la cumbre del G20, informaron medios de Buenos Aires.

Según relató el canciller argentino, Héctor Timerman, a medios locales, Fernández le reclamó a Cameron que acepte dialogar por la soberanía de Malvinas luego de que el primer ministro se acercara "de manera sorpresiva" a la mandataria.

Cameron se acercó a Fernández para "agradecerle su posición en favor de la creación de un Banco Central europeo unificado que funcione como un prestamista de última instancia a los efectos de disipar los temores sobre el euro", contó el portavoz de la Presidencia, Alfredo Scoccimarro, en declaraciones difundidas por la estatal agencia Télam.

"La presidenta, que tenía entre sus papeles un sobre con todas las resoluciones de Naciones Unidas sobre Malvinas, le dijo que se las quería entregar" en mano a Cameron, indicó Scoccimarro.

Cameron reclamó a Fernández "respetar el referéndum de los isleños", convocado para el año próximo con el fin de que los habitantes de las Malvinas decidan sobre el "estatus político" del archipiélago, ocupado por los británicos desde 1833.

"Lo que realmente se debe respetar son las cuarenta resoluciones de las Naciones Unidas y del Comité de Descolonización", que insta a ambos países a dialogar sobre la soberanía de las islas, respondió Fernández a Cameron, según el relato de los funcionarios argentinos.

El primer ministro británico dijo sin embargo que "no iba a hablar sobre soberanía", se negó a recibir el sobre y se retiró del lugar, añadieron.

Este año se cumple el trigésimo aniversario de la guerra que libraron en 1982 Argentina y el Reino Unido por el dominio de las islas, que dejó un saldo de 900 muertos, más de la mitad argentinos.

La contienda comenzó el 2 de abril y finalizó el 14 de junio de ese mismo año con la rendición de las tropas de Argentina que ocuparon las islas.

En coincidencia con el aniversario, Cristina Fernández viajó la semana pasada a Nueva York para reclamar ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas que el Reino Unido acepte negociar la soberanía de las islas.

La tensión entre Argentina y el Reino Unido se agudizó el año pasado por la decisión del Mercosur (Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil) de impedir el amarre en sus puertos de barcos con bandera malvinense, lo que fue cuestionado por los británicos.

A esto se sumó el malestar de Argentina por la presencia del príncipe inglés Guillermo en el archipiélago para cumplir una instrucción militar y el envío de un moderno destructor británico al Atlántico Sur, y el consiguiente enfado británico por nuevas normas argentinas que castigan a empresas que hagan negocios en Malvinas.