La exposición "Humanidade 2012", un evento paralelo a la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20 que recibe cada día a miles de personas en el Fuerte de Copacabana de Río de Janeiro, aprovecha una serie de obras futuristas para hacer un llamado a la preservación del planeta.

Las creaciones, dispuestas en nueve salas temáticas, abordan cuestiones como la naturaleza, las fuentes de energía, la biodiversidad, la producción agrícola y el mundo del futuro, entre otras, todas con una alerta sobre el riesgo que corre el plantea si no es detenida la acción devastadora del ser humano.

Las salas fueron instaladas en las esquinas de los cuatro niveles de la estructura de andamios construida en el Fuerte de Copacabana, un espacio de las fuerzas armadas brasileñas en el turístico barrio carioca.

Los visitantes pueden interactuar con los sonidos de la naturaleza, los colores, la música ambiental y las declaraciones en poemas, vídeo y audio de personalidades comprometidas con la lucha por la preservación de los recursos naturales, como el fallecido escritor Jorge Amado y la cantante María Bethania, entre otros.

En uno de los espacios, las personas sienten los efectos de los cambios climáticos provocados por el hombre, pasando del intenso frío al fuerte calor.

Según la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP), una de las entidades organizadoras de la exposición, más de 140.000 personas visitaron la muestra en los cinco primeros días.

Las filas para el acceso al fuerte ocupan las calles aledañas al antiguo fortín militar y la entrada de las personas, en algunos casos, llega a demorarse más de dos horas.

La exposición fue inaugurada el pasado 11 de junio y se extenderá hasta el próximo viernes.