Latinoamérica siempre ha sido una prioridad de todos los Gobiernos españoles, pero en la última etapa hubo una pérdida de presencia que ahora el ejecutivo conservador de Mariano Rajoy quiere recuperar.

"Queremos volver a Latinoamérica. Ha habido una pérdida de presencia y nuestro objetivo es recuperarla, así como la capacidad de interlocución", señaló el director general para Iberoamérica del Ministerio español de Asuntos Exteriores y Cooperación, Pablo Gómez de Olea.

El diplomático intervenía en un Foro sobre los nuevos desafíos de las relaciones España-Iberoamérica, organizado por Casa América y la Asociación de Iberoamericanos por la Libertad, y con la colaboración de la Comunidad de Madrid.

Gómez de Olea destacó la importancia de la "diplomacia económica" que ha comenzado a impulsar el Gobierno de Mariano Rajoy con los objetivos de atraer inversiones de Latinoamérica a España, aumentar el comercio y las inversiones españolas en esa región y fomentar alianzas entre empresas de ambos lados.

El director general aseguró, por otra parte, que a pesar del fuerte recorte del 70 por ciento aplicado a la cooperación para el desarrollo en los nuevos presupuestos españoles, "Latinoamérica sigue siendo un destino prioritario".

Especialmente, señaló que esa cooperación se centrará en los países andinos y en Centroamérica, donde existen más necesidades

Con el fin de recuperar la presencia española y la interlocución política, Gómez de Olea subrayó la "intensa agenda de visitas recíprocas de alto nivel" que ya se han celebrado en los seis meses que lleva el actual Gobierno español.

También dijo que el ejecutivo busca relanzar los acuerdos de asociación estratégica existentes con seis países, Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador y Perú, e impulsar "sin complejos" las relaciones también con los países del ALBA, la Alianza Bolivariana.

En el mismo Foro intervino, entre otros, el empresario argentino Gerardo Bongiovanni, presidente de la Fundación Libertad de Rosario, que destacó como puntos fuertes de la actual situación de Latinoamérica que "se ha consolidado un proceso democrático" por el que ese sistema se ha generalizado en el continente con algunas excepciones, entre las que citó Cuba y los países bolivarianos "e incluso actualmente Argentina".

También subrayó que "en la mayoría de los países hay ahora mucha más libertad económica que hace 20 años".

El periodista y escritor cubano Carlos Alberto Montaner, trazó un análisis menos optimista y señaló que ve "con cautela" el futuro de América Latina.

Dijo que, entre las grandes amenazas para la región están "el repunte del caudillismo populista, la recesión mundial y el narcotráfico" y citó debilidades generales como la existencia de "un tejido empresarial improductivo y poco innovador" que hace que la generación de riqueza se base en la exportación de minerales y productos agrícolas. EFE