El presidente de Haití, Michel Martelly, autorizó hoy la publicación de la enmienda a la Constitución que, entre otros puntos, acepta la múltiple nacionalidad para los nacionales y crea el Tribunal Electoral Permanente.

Martelly anunció su decisión en una ceremonia en el Palacio Presidencial junto con los titulares de los poderes legislativo y judicial, el primer ministro, Laurent Lamothe, miembros de su gobierno y representantes internacionales.

El mandatario, según lo que se avanzó en la ceremonia y en el contenido de un decreto, decidió publicar la enmienda votada el 9 de mayo de 2011 poco antes de su investidura.

Inicialmente la enmienda entró en vigor el 13 de mayo de 2011 a partir de una decisión del antecesor de Martelly, René Préval, pero fue anulada el 3 de junio de ese mismo año por el ahora presidente, quien argumentó errores, como también lo hicieron los legisladores, quienes corrigieron las supuestas fallas aunque sin hacerlas públicas.

Varias personalidades, entre ellos, parlamentarios y constitucionalistas reclamaban una nueva publicación de la enmienda constitucional señalada desde el principio como portadora de irregularidades y no conforme al texto verdaderamente votado.

Los tres poderes del Estado se pusieron de acuerdo sobre esta decisión definitiva tomada al término de largas consultas, según confiaron los representantes de los poderes.

Martelly mencionó el paso de una "nueva etapa necesaria (...) para la implementación efectiva del Estado de Derecho".

El jefe del Estado destacó los "nuevos elementos indispensables" que aporta la Constitución enmendada, como el Consejo Electoral Permanente y el Consejo Superior del Poder Judicial.

También enfatizó la cuota del 30 % de mujeres en la Administración pública y la aceptación de múltiple nacionalidad.

"Todos los haitianos son haitianos", exclamó el gobernante, quien junto a algunos funcionarios estuvo a principios de año en el centro de una polémica por supuestamente tener más de una nacionalidad.

El presidente de la Cámara de Diputados, Levaillant Louis Jeune, habló de un "feliz resultado" tomando en cuenta los calientes debates que suscitó la enmienda durante un año.

Mientras que para el presidente del senado, Simon Desras Dieuseul, el acto de hoy representa "un ejercicio de continuidad del Estado", que "pone un termino a la transición".