Una facción radical del gobernante Partido Maoísta Unificado de Nepal (UCPM), a la que se han adherido un tercio de los diputados de la formación, anunció hoy su escisión debido a motivos ideológicos, informaron fuentes de la nueva fuerza.

En una rueda de prensa celebrada en Katmandú, los líderes del recién creado Partido Maoísta (CPNM) arremetieron contra la cúpula del UCPNM por haber olvidado los compromisos adquiridos durante la revolución maoísta.

"Por el beneficio de los nepalíes y proletarios consideramos algo innecesario mantenernos unidos a los oportunistas", dijo el exvicepresidente del UCPNM y ahora presidente del nuevo partido, Mohan Baidya, alias "Kiran".

Para Kiran, los principales causantes de la crisis dentro del UCPNM son el líder del partido, Pushpa Kamal Dahal "Prachanda", y el actual primer ministro de Nepal y vicepresidente de la formación maoísta, Baburam Bhattarai.

Con esta escisión aumenta la presión sobre Bhattarai para que dimita, después de convocar para noviembre elecciones generales y así tratar de salir del bloqueo institucional existente en el país himaláyico por la falta de acuerdo sobre una nueva Constitución.

"La Constitución del pueblo no puede ser creada fruto de las disputas entre capitalistas y feudales", argumentó Kiran, que añadió que este problema sólo se resolverá "con la celebración de conferencias entre partidos, grupos étnicos y la sociedad civil".

Kiran definió como un "sinsentido" la proclamación de elecciones y llamó a la creación de un Gobierno de unidad en Nepal para salir de la crisis política que vive el país.

Desde 2008, cuando se proclamó la república y se celebraron las primeras elecciones libres de Nepal, los partidos mayoritarios no han logrado alcanzar un acuerdo constitucional y han centrado la batalla política en la pugna por encabezar el Ejecutivo.

La fuerte influencia de Kiran en el UCPNM ha propiciado que se hayan pasado a las filas del nuevo partido un tercio de los 246 diputados que posee el Partido Maoísta en la Asamblea Constituyente, formada por 601 miembros.

El líder de la nueva formación afirmó que su partido iniciará un movimiento para instaurar en Nepal una "república del pueblo", un eufemismo para referirse a un estado comunista, y, si es necesario, "iniciar una revuelta o guerra del pueblo".

Sin embargo, Kiran aclaró que la unidad podría regresar al Partido Maoísta si su actual presidente, al que calificó de "derechista", hace autocrítica por los errores cometidos hasta ahora.

La caída de la centenaria monarquía nepalí se dio tras una cruenta guerra civil que duró diez años (1996-2006) y dejó más de 15.000 muertos en los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y la guerrilla maoísta.

Cuando se firmó el acuerdo de paz entre las dos facciones, Baidya Kiran se encontraba encarcelado en la India y siempre mostró su indignación y falta de apoyo hacia los términos pactados.