El fantasma del dopaje volvió a tener como víctima a un joven pelotero latinoamericano, esta vez se trata del segunda base novato de los Filis de Filadelfia, el venezolano Freddy Galvis, que dio positivo al uso de una substancia prohibida y fue castigado con 50 partidos de suspensión.

Galvis se encontraba en la lista de lesionados por una dolencia en la espalda y comenzará a cumplir su suspensión inmediatamente.

De acuerdo a la oficina del comisionado de las Grandes Ligas, Galvis dio positivo a la substancia Clostebol, una droga para mejorar el rendimiento.

Galvis en un comunicado oficial emitido a través del equipo dijo que "una pequeña porción" de la substancia prohibida fue encontrada en su orina y que no puede entender como llegó a estar dentro de su organismo.

"Estoy extremadamente decepcionado con lo ocurrido", destacó Galvis. "No puedo entender como esa pequeña porción de una sustancia prohibida llegó a mi cuerpo".

El pelotero venezolano reiteró que su comportamiento siempre ha sido ejemplar dentro y fuera del campo y no entendía lo que ha sucedido.

"Nunca he utilizado de forma consciente algo ilegal para mejorar mi rendimiento. Siempre he tratado de seguir los métodos aprobados por el equipo y los entrenadores, trabajar duro y comer de manera adecuada. Desafortunadamente, las reglas son las reglas, y seré suspendido", señaló Galvis.

El novato de los Filis también quiso pedir disculpas a todos los afectados por la situación que atravesaba.

"Quiero disculparme con todos mis fanáticos, en especial a los de Filadelfia, con mi gente en Venezuela y con la organización de los Filis. Espero dejar esto atrás y volver a los Filis lo antes posible para tratar de ayudarlos a ganar otra Serie Mundial", agregó.

Galvis, de 22 años, natural de Punto Fijo (Venezuela), había lucido bien en sustitución del lesionado intermedista Chase Utley antes de lastimarse, lo que le proyecto como un jugador de futuro dentro de los Filis.

El novato venezolano logró .226 de promedio de bateo con tres jonrones, 15 dobles y 24 carreras impulsadas en los partidos que disputó con los Filis, además de hacer una transición fácil del puesto de campocorto, que era donde se desarrollo en las ligas menores al de segunda base.

El trabajo de Galvis fue brillante especialmente en el manejo del guante y en el juego defensivo.

Es posible que Galvis se mantenga en la lista de lesionados durante toda su suspensión.

Por su parte, el gerente general de los Filis, el mexicoamericano Rubén Amaro Jr. admitió que sentían una gran desilusión por lo sucedido, pero que aceptaban el proceso.

"Sentimos desilusión por lo sucedido, pero apoyamos al ciento por ciento el programa antidopaje de la liga, a la vez que también se lo damos al jugador al que deseamos que se recupere de su lesión por completo y pueda volver pronto al campo", subrayó Amaro Jr. "Creemos en el joven y estamos convencidos que tiene un gran futuro por delante dentro de nuestra organización".