La UEFA multó el martes a la asociación croata de fútbol por 80.000 euros (101.000 dólares) luego que sus aficionados manifestaran conductas racistas en contra del delantero italiano Mario Balotelli durante un partido de la Eurocopa.

Los cargos son por "encender y arrojar bengalas, y conducta inapropiada de los aficionados (cánticos y símbolos racistas)", dijo la UEFA en un comunicado.

La multa es 20.000 euros (25.000 dólares) menor que la ordenada por el panel disciplinario de la UEFA en contra del delantero danés Nicklas Bendtner, impuesta un día antes por mostrar su ropa interior con le nombre de un patrocinador no autorizado.

La UEFA recibió reportes de observadores en el estadio sobre 300 aficionados croatas que hicieron ruidos de mono contra Balotelli, quien es negro, durante el empate 1-1 en Poznan el pasado jueves.

El caso de Croacia fue la primera acusación formal de racismo juzgada por la UEFA en la Eurocopa de 2012, luego de carecer de evidencia en previos incidentes reportados.

Croacia fue eliminada del torneo el lunes, mientras que España e Italia avanzaron en su grupo a los cuartos de final.

Previamente el lunes, el presidente de la UEFA, el francés Michel Platini, expresó su descontento con los hinchas croatas. Platini calificó la atmósfera en los estadios de la Euro como "99% grandiosa. La gente que viene a los estadios, fueron muy agradables, salvo los croatas".

Las asociación de Croacia también fue multada con 25.000 euros (31.500 dólares) la semana pasada por el comportamiento de sus aficionados en el previo partido contra Irlanda. La UEFA dijo que la sanción fue impuesta por "encender y arrojar bengalas y proyectiles, y una invasión hecha por un aficionado".

Los partidos de Croacia frente a Irlanda e Italia fueron retrasados para retirar las bengalas y el humo de la cancha luego de que Croacia anotó.