Ahmed Shafiq ganó la elección presidencial egipcia, aseguró el martes un vocero de la campaña del ex primer ministro, a pesar de que la Hermandad Musulmana sigue reclamando el triunfo.

Ahmed Sarhan dijo en conferencia de prensa que Shafiq obtuvo el 51,5% de los votos, y calificó de "falso" el reclamo de victoria por su rival Mohamed Morsi.

"El general Ahmed Shafiq es el próximo presidente de Egipto", dijo Sarhan, y añadió que superó a Morsi por medio millón de votos.

El resultado oficial de las elecciones del fin de semana será anunciado el jueves.

Las proclamas rivales conllevan el potencial de un nuevo capítulo de inestabilidad precisamente cuando la oposición se ha crecido contra la "declaración constitucional" anunciada el domingo por los militares y que robó al próximo presidente muchos de sus poderes. y dio al general que sustituyó a Mubarak el año pasado poderes y control para redactar una nueva carta magna.

La campaña de Shafiq hizo su anuncio horas después que los seguidores de Morsi proclamaran la victoria, insistiendo que el integrista musulmán ganó l 52% de los votos frente al 48% de Shafiq.

La Hermandad anunció primero la victoria de Morsi a primeras horas del lunes, unas seis horas después de haber cerrado los comicios. Agregó que la proclama estaba basada en los números anunciados por las autoridades electorales de los centros de votación de todo el país. Cada campaña tiene representantes en cada centro, que recopilan los retornos individuales. El recuento de la primera ronda electoral efectuado por la Hermandad el mes pasado fue en general acertado, y cuando anunció su victoria, no se planteó objeción alguna.

Empero esta vez la campaña de Shafiq respondió rápidamente e indicó el lunes que según su conteo, su postulado iba en cabeza. El anuncio del martes fue el primer reclamo de que había ganado.

La Hermandad se prepara ya para un enfrentamiento con los militares. Ha convocado para el martes manifestaciones masivas en El Cairo y otros lugares en protesta por el mandato interino constitucional de los militares y el fallo judicial de la semana pasada para disolver el parlamento, donde la Hermandan controla casi la mitad de las bancas.