El primer ministro británico, David Cameron, afirmó hoy que el referéndum programado para el año próximo en las islas Malvinas permitirá contrarrestar la "propaganda del Gobierno argentino".

Cameron hizo sus declaraciones en una rueda de prensa en Los Cabos, en el noroeste de México, al cierre de una cumbre de dos días del G20, un foro de consulta de países ricos y naciones emergentes del que Argentina y el Reino Unido son dos de sus miembros.

El año próximo las islas Malvinas celebrará un referéndum con el fin de que sus habitantes decidan sobre el "estatus político" del archipiélago, ocupado por el Reino Unido desde 19833.

Esta votación, dijo Cameron, "le da una oportunidad a aquellos países en el mundo que no han prestado atención a este tema desde hace tiempo y quizás está aceptando la propaganda del Gobierno argentino".

El primer ministro británico agregó que la consulta popular permitirá revisar este asunto "y reconocer que el pueblo de las islas debería tener el derecho de determinar su propio futuro".

Cameron se refirió a este asunto en la rueda de prensa después de haber mantenido hoy un duelo verbal con la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, durante la sesión de hoy de la cumbre del G20.

En la reunión, Cameron le pidió a Fernández que respete el resultado del referéndum, y la presidenta argentina le dijo al primer ministro británico que el Reino Unido debería respetar las resoluciones de la ONU sobre las Malvinas.

El canciller argentino, Héctor Timerman, recordó hoy en declaraciones a los periodistas en Los Cabos que las resoluciones de la ONU establecen que el tema de las Malvinas es un asunto que debe ser resuelto entre el Reino Unido y Argentina.

"Estamos esperando que venga el primer ministro David Cameron y acepte dialogar, como el secretario general (de la ONU) Ban Ki-moon le ha pedido que haga", afirmó Timerman.