Los precios de las acciones en Nueva York cerraron el lunes casi sin cambio pese a lo que parecía ser una buena noticia desde Grecia con la victoria electoral de partidos que favorecen mantener al país en el sistema del euro.

En forma paralela, el costo de la deuda se disparó en España, en un indicio de que los inversionistas temen que el país incumpla el pago de su débito, lo cual aumentaría las posibilidades de que necesite un rescate internacional.

Los inversionistas parecen hartos por la incapacidad de los gobiernos de resolver una crisis que ha plagado a los mercados desde hace más de tres años. Los líderes del Grupo de los 20, una agrupación de las principales potencias mundiales, están sosteniendo una cumbre en México para discutir la crisis y la aletargada economía global.

El índice industrial Dow Jones disminuyó 25,35 unidades a 12.741,82, mientras que el Standard & Poor's 500 subió 1,94 tantos, o 0,1%, a 1.344,78 y el Nasdaq aumentó 22,53 para ubicarse en 2.895,33 puntos. El Nasdaq se vio impulsado por Apple, su mayor componente, cuyas acciones subieron 2% y cerraron en 585,78 dólares.

Casi tres acciones ganaron por cada dos que perdieron en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de transacciones fue menor al promedio diario con 3.200 millones de títulos.

Microsoft dijo que haría un anuncio "importante" tras el cierre del mercado. Se prevé que anunciará el lanzamiento al mercado de una computadora tipo tableta que le haría competencia al iPad.

"A pesar de que evitamos el peor escenario en Grecia, la crisis ha entrado en una nueva y peligrosa fase y esto no termina con Grecia", dijo Michelle Gibley, directora de investigación internacional en Schwab Center for Financial Research, una división de la correduría Charles Schwab.

"Parece que esto no tendrá una solución duradera pronto", opinó Gibley. "Es posible que siga la volatilidad".

El domingo, los griegos eligieron un partido que desea continuar con el programa de préstamos internacionales otorgados a cambio de duros recortes de presupuesto. Se temía que un partido izquierdista radical saldría airoso y rechazaría el plan de austeridad.

El paso siguiente, temían los inversionistas, sería que Grecia saldría de la eurozona. La ansiedad era tanta que algunos temían una salida masiva de capital de los bancos si los partidos antiausteridad ganaban las elecciones.

Aun así, la situación de Grecia sigue siendo precaria, y el partido que se opone a las reformas ganó una porción importante de los votos. Tampoco hay garantía de que los partidos ganadores podrán formar gobierno. Las elecciones iniciales, sostenidas el mes anterior, no lograron dilucidar un gobierno de coalición.

El lunes la atención viró hacia España e Italia, que necesitarán asistencia internacional si no logran convencer a los tenedores de bonos de que sus economías están aceptablemente bien.

El índice de referencia de España bajó 3% y el de Italia 2,8. Los de Alemania y Gran Bretaña tuvieron leves alzas.

El rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años disminuyó de 1,63% a 1,58%. La tasa de los bonos de deuda de España a 10 años se disparó a 7,18%, un récord para la nación ibérica desde que se unió al euro.

Grecia, Irlanda y Portugal tuvieron que pedir ayuda extranjera cuando sus tasas de interés superaron el 7%. Incluso parece que Chipre necesitará ayuda.

El índice ISE de Empresas de Construcción subió 28 centavos (2,9 para quedar en 9,92. Las empresas de construcción subieron fuertemente como Lennar, PulteGroup, D.R. Horton y Toll Brothers. La empresa de equipos militares SAIC bajó 47 centavos (3,8%) para quedar en 11,7 dólares.

Los precios de los energéticos, que son sumamente sensibles a las expectativas de un crecimiento económico, disminuyeron. El crudo para entrega en julio bajó 76 centavos de dólar a 83,27 dólares por barril en la mesa electrónica de la Bolsa Mercantil de Nueva York.

___

Daniel Wagner está en Twitter como: www.twitter.com/wagnerreports