El Gobierno uruguayo esperar conseguir en breve un socio "con respaldo" que asuma el 75 % de la aerolínea Pluna, después de la salida del grupo argentino Leadgate y a la espera de que el otro accionista, la empresa canadiense Jazz, acepte la oferta de hacerse cargo de todo el negocio.

"Lo que precisamos es un socio con espalda, con un respaldo que le permita cambiar situaciones difíciles para mover a la empresa hacia adelante", afirmó el ministro de Transportes, Enrique Pintado, en una entrevista con radio El Espectador.

Pintado se mostró partidario de "redimensionar el negocio", lo que significa que "hay aviones que habría que devolver", entre otras medidas que prefirió no adelantar.

Además, reiteró el interés expresado por el Estado el viernes pasado, cuando se anunció el fin de la alianza con Leadgate, de que Jazz recapitalice la empresa debido al perfil de la firma canadiense.

"Es un actor del negocio aéreo importante en Canadá, domina toda la operativa canadiense aliados con distintas empresas. Eso es lo que nos seduce", argumentó.

En la entrevista, Pintado dijo desconocer las versiones de prensa que apuntan a que Jazz no tiene intención de invertir más dinero en la aerolínea de bandera uruguaya.

"No es lo que nos habían comunicado hasta el momento. Nos pidieron tiempo y lo tendrán, y si se adelanta, tomaremos las medidas del caso", manifestó.

El ministro se refirió también a la posibilidad de que en la puja entre el empresario argentino Juan Carlos López Mena, que tiene actualmente el monopolio del transporte fluvial de pasajeros entre Buenos Aires y Montevideo sobre el Río de la Plata con la compañía Buquebús y una aerolínea que compite con Pluna en esa ruta (BQB).

A diferencia de lo sostenido sobre Jazz, en este caso afirmó que "tener experiencia en el negocio tampoco te garantiza nada" y recordó la experiencia de la brasileña Varig, que en la década pasada tuvo que salir de Pluna porque dejó de existir.

En cualquier caso aclaró que López Mena no ha manifestado su intención de pujar por la aerolínea uruguaya, como el propio empresario anticipó hace diez días cuando comenzó a sonar su nombre en las apuestas.

Según el Gobierno, pese a la salida de Leadgate la continuidad de los servicios de la compañía y la calidad de los mismos "está garantizada", así como las fuentes de trabajo de sus 900 empleados.

La empresa estatal de combustibles Ancap amenazó a finales de mayo con cortar el suministro a Pluna debido al impago de una cuota de la refinanciación de una deuda de 18,5 millones de dólares.

Leadgate, que se hizo cargo de la aerolínea uruguaya en 2007 a cambio de 15 millones de dólares, no recibió "dinero alguno" por su salida de la empresa.

Pluna estaba participada hasta entonces en un 75% por la Sociedad Aeronáutica Oriental (SAO), que a su vez es propiedad de Leadgate, que tiene dos tercios del capital, y la aerolínea canadiense Jazz, que posee un tercio, mientras que el Estado es el dueño del restante 25 % de las acciones.

El Gobierno uruguayo ha aclarado que no se trata de una "estatización" de las acciones y que buscará un nuevo socio privado.

Como parte del acuerdo se ha otorgado a Jazz, que se integró al negocio en 2010 aportando otros 15 millones de dólares, un plazo de treinta días para que decida si compra las acciones de Leadgate y, además, capitaliza Pluna por una cantidad que la prensa sitúa en unos 30 millones de dólares.