Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Irán, Mahmud Ahmadinejad, ratificaron el martes una alianza antiimperialista durante la visita de unas horas del líder iraní.

"Irán y Bolivia están en contra de cualquier colonialismo y avaricia de ciertos estados que están en contra de nuestra libertad", dijo Ahmadinejad durante una ceremonia en la casa de Gobierno al finalizar su visita de seis horas a Bolivia.

"Hay una agresión permanente a usted, a su gobierno y al pueblo de Irán pero quiero decirle que no está solo porque le acompañamos en su lucha antiimperialista", respondió Morales.

Tras la ceremonia Morales anunció que acompañará a Ahmadinejad a Brasil donde ambos mandatarios tienen previsto participar en la reunión Río+20.

El gobernante boliviano agradeció la visita y dijo que Ahmadinejad es el único mandatario de una potencia que visita Bolivia.

Ahmadinejad llegó por tercera vez a Bolivia para reactivar la amistad entre los dos gobiernos tras un incidente diplomático hace un año.

La visita entonces del ministro de Defensa iraní Ahmad Vahidi, con orden de búsqueda internacional por el ataque a una sede judía en Argentina en 1994, enfrió la relación entre La Paz y Teherán por el malestar que manifestó el gobierno argentino contra Bolivia.

Vahidi iraní es sospechoso de tramar el ataque con coche bomba a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) de Buenos Aires en julio de 1994, que provocó 85 muertos, seis de ellos bolivianos.

Morales dio la bienvenida con honores militares a su homólogo iraní en un aeropuerto militar de La Paz.

"¡Viva Bolivia!", arengó Ahmadinejad a los soldados de la guardia presidencial luego de los himnos patrios de los dos países.

Poco más de 100 sindicalistas que respaldan a Morales dieron la bienvenida al visitante a su ingreso al palacio presidencial. Ahmadinejad saludó y agradeció desde los balcones de la casa de Gobierno.

Bolivia es la primera escala en el regreso del presidente iraní a Sudámerica. Estará en Venezuela y Brasil.

Esta vez los dos mandatarios revisaron los acuerdos de cooperación que suscribieron en 2007 y firmaron un "memorando de entendimiento" para el apoyo iraní en la lucha contra las drogas.

Irán "brindará apoyo a las investigaciones acudiendo a tecnologías de punta para generar conocimiento en la reducción de la demanda y la oferta" de drogas, dice el documento.

Bolivia e Irán establecieron relaciones en 2006 y un año después llegó Ahmadinejad para firmar un amplio programa de cooperación a Bolivia en varias áreas por 1.100 millones de dólares en cinco años. Regresó en 2009 para inaugurar un hospital y dos plantas de lácteos financiados por Teheran hasta el momento.

En su última gira por la región, en enero pasado, Ahmadinejad visitó Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Cuba, miembros de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA) que lo han respaldado ante el embargo internacional por su cuestionado programa nuclear. La relación del mandatario iraní con gobernantes de la región ha despertado resquemores en Washington.

Morales y Ahmadinejad firmarán "memorandos de entendimiento" para extender la cooperación a programas agrícolas, mineros y a la lucha antidroga en Bolivia que el mandatario boliviano planteó en su segunda visita a Irán en 2010, informó la cancillería boliviana.

El presidente boliviano donó a campesinos de su país cerca de un millar de tractores de fabricación venezolana-iraní donados por Caracas hace cuatro años.

Se espera que Ahmadinejad invite a Morales a participar de la Cumbre de Países No Alineados a celebrarse en agosto próximo en la capital iraní.

A finales de mayo pasado llegó a La Paz el vicepresidente iraní para Asuntos Internacionales Ali Saidlu para una visita de pocos horas a su homólogo Alvaro García.

La relación entre los dos países se aplica en al ámbito político y de cooperación pero el terreno comercial es casi nula.

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) dijo el martes que en 2011 Bolivia exportó a Irán por 200.000 dólares mientras que ese país vendió por 159.771 dólares.