El consejo militar que gobierna Egipto aseguró el lunes que honrará su promesa de entregar el poder al presidente electo a finales de este mes, horas después de que el candidato islamista Mohamed Morsi se adjudicó la victoria en la primera elección presidencial libre desde la caída del líder autoritario Hosni Mubarak hace 16 meses.

El general de división Mohammed al-Assar, un alto miembro del consejo de gobierno, dijo que el traspaso de poderes tendrá lugar en un "gran ceremonia", informó la agencia de noticias oficial. Al-Assar no dio una fecha exacta ni mencionó a Morsi por su nombre.

Dijo que el nuevo presidente tendrá la facultad de nombrar y destituir al gobierno y que el consejo militar no tiene ninguna intención de quitar a cualquiera de las autoridades que nombre el presidente.

Sin embargo, el consejo militar dictó una constitución interina justo en momentos en que las urnas electorales se cerraban el domingo por la noche. Esa Carta Magna le da capacidad a los generales de mantener el control del poder y subordinar el jefe nominal del Estado.

Los legisladores del país se encargarán del presupuesto y controlarán a quienes escriban la constitución permanente que definirá el futuro del país.

El ganador de la segunda vuelta presidencial celebrada este fin de semana será anunciado oficialmente el jueves. La Hermandad Musulmana, el grupo político más poderoso de Egipto, afirmó el lunes que su Morsi había derrotado a Ahmed Shafiq, el último primer ministro Hosni Mubarak.

El lunes por la madrugada, la Hermandad desafío el control de la junta militar sobre el gobierno. El grupo advirtió que no reconocerá la disolución del parlamento, la constitución interina, ni su derecho a supervisar la realización de otra.

En una conferencia de prensa efectuada para declarar su victoria, representantes del grupo islámico que durante décadas estuvo proscrito y fue sujeto de repetidos ataques bajo el gobierno de Mubarak, estaban emocionados y sonrientes mientras sus partidarios coreaban "Abajo el gobierno militar".

"Gracias a Dios que guió al pueblo de Egipto por este camino correcto, el camino de la libertad y la democracia", dijo Morsi en sus primeras declaraciones tras anunciarse victorioso. Prometió "ser un presidente para todos los egipcios, para todas sus facciones, musulmanes y cristianos, servirles a ellos" y buscar un "Estado civil, democrático, constitucional y moderno".

Morsi "es el primer civil que es popularmente elegido presidente", anunció la agrupación en su página de internet.

En una declaración, la Hermandad dijo que Morsi tuvo 13,2 millones de votos, o el 51,8%, frente al 48,1% de Shafiq, de un total de 25,5 millones de votos con más del 99% de los más de 13.000 centros electorales escrutados.

Las cifras fueron de resultados anunciados por autoridades electorales en centros de conteo individual, donde cada candidato tiene representantes que recopilan los números y los dan a conocer antes del anuncio formal. Los conteos parciales y previstos por la Hermandad en su mayoría fueron acertados en la primera ronda electoral de mayo.

El resultado oficial final se dará a conocer el jueves, y los miembros de la campaña de Shafiq desestimaron la afirmación de la Hermandad, basados en su propio conteo.