Los centenares de indígenas que defienden en Bolivia el parque natural Tipnis reanudaron hoy su marcha y están a menos de 90 kilómetros de La Paz, donde llegarán la próxima semana para exigir al presidente Evo Morales que desista definitivamente de hacer una carretera a través de esa reserva ecológica.

Los nativos avanzaron hoy once kilómetros entre el caserío de Santa Bárbara y el de Yolosa, distante en 89 kilómetros de La Paz, informó una de las dirigentes de la caminata, Bertha Bejarano, según un reporte de la privada Fundación Tierra, que acompaña la marcha.

Los indígenas no confrontaron problemas al llegar a Yolosa como temían, porque no se concretaron las amenazas de campesinos leales a Morales de que les prohibirían acampar en el lugar, situado a 1.200 metros de altitud.

La oficina de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en La Paz abogó el fin de semana para que se garantice el libre tránsito de los indígenas y se respeten sus derechos humanos básicos, e hizo un llamado a que todos los ciudadanos contribuyan a un clima de tolerancia, convivencia y se eviten actos hostiles en su contra.

Los nativos, incluidas mujeres y un centenar de niños, comenzaron su travesía el pasado 27 de abril en la ciudad amazónica de Trinidad y desde entonces recorrieron más de 500 kilómetros.

Es la segunda movilización del mismo tipo en menos de un año, pues entre agosto y octubre de 2011 otra caminata de indígenas obligó a Morales a dictar una ley que veta cualquier obra en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), aunque luego se arrepintió y ahora insiste en construirla.

Los indígenas afrontarán en adelante la parte más difícil del recorrido porque comenzarán su ascenso hasta los más de 3.600 metros de La Paz, pasando primero por un alto de montaña de 4.000 metros.

La marcha recorrerá la llamada "Carretera de la Muerte" para salir de los Yungas hacia La Paz, una ruta de tierra al borde de precipicios que recorren sobre todo turistas en bicicleta y motocicleta y que ahora es de bajo tráfico porque hay una vía alterna asfaltada para autobuses y camiones.

Los nativos esperan llegar a la sede del Gobierno y el Parlamento el próximo martes 26 de junio.