La organización internacional The Elders (Los Mayores) instó hoy a los gobernantes que participarán esta semana en la Cumbre de la Río+20 a que se esfuercen para conseguir resultados concretos y esperanzadores para los cerca de 3.500 millones de jóvenes de todo el mundo.

La exprimera ministra de Noruega Gro Harlem Brundtland, la expresidenta de Irlanda Mary Robinson y el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso, miembros de The Elders, unieron hoy sus voces a cuatro activistas jóvenes para pedir que los líderes mundiales no dejen perder la oportunidad ofrecida por la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20.

"Aún hay tiempo para que los líderes hagan las cosas correctas y adopten los compromisos que beneficiarán a los jóvenes", afirmó Brundtland, integrante del Grupo de Alto Nivel del Secretario General de la ONU sobre la Sostenibilidad Global, en una rueda de prensa en Río de Janeiro.

"Es necesario mucho más que adoptar objetivos de desarrollo sostenible", agregó la exprimera ministra de Noruega al referirse a la que considera falta de ambiciones del documento que se negocia en Río de Janeiro y que será elevado a consideración de los cerca de cien jefes de Estado y de Gobierno que participarán en la Cumbre.

Robinson señaló que -tras escuchar a algunos de los negociadores, a otros Mayores y a los jóvenes- se puede concluir que el texto aún es débil y que los negociadores no están conscientes de la urgencia del momento ni de la necesidad de justicia social global.

"La Tierra está en riesgo por los cambios climáticos. Necesitamos acuerdos rápidos y concretos", afirmó la expresidenta irlandesa y ex alta comisaria de la ONU para los Derechos Humanos.

Cardoso afirmó que, pese a los avances conseguidos en la Cumbre de la Tierra de 1992, los acuerdos no fueron implementados.

"Llegó la hora de comprometernos con objetivos específicos, con metas sociales que necesitamos alcanzar", dijo Cardoso.

Los tres integrantes de The Elders, una organización que tiene a Nelson Mandela como líder de honor y que cuenta entre sus miembros con el exsecretario general de la ONU Kofi Annan y con el expresidente estadounidense Jimmy Carter, señalaron que el éxito o el fracaso de la Río+20 será decisivo para los jóvenes de hoy.

Los tres pidieron que los jefes de Estado y de Gobierno tengan como primera de sus preocupaciones el futuro de los 3.500 millones de personas que actualmente tienen menos de 30 años y las perspectivas de las futuras generaciones.

"Queremos que piensen en el futuro que quieren para sus nietos, sus bisnietos y sus tataranietos y que se preocupen con los que aún ni nacieron", afirmó la joven activista sueca Sara Svensson en la misma rueda de prensa.

Los miembros de The Elders participan desde hace ocho semanas en un diálogo abierto con integrantes del grupo "Youngers" (Los Jóvenes) para tratar sobre su visión común en torno al futuro económico, social y ambiental del planeta.

Tanto para los Mayores como para los Jóvenes, además de luchar por resultados concretos en la Río+20, los líderes mundiales no pueden desconocer los compromisos anteriores.

Citaron específicamente el principio que establece que los países tienen responsabilidades comunes pero diferenciadas en torno al medio ambiente, que prevé mayores obligaciones para los desarrollados y que algunos gobiernos quieren excluir del documento en negociación.

"No puede haber ningún retroceso ni desconocimiento de los principios de Río'92. El principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas fue uno de los principales resultados de la Cumbre de hace 20 años y no puede ser desconocido ahora", afirmó Robinson.