El resultado de las elecciones en Grecia no alivió hoy el acoso en los mercados sobre España, que empujó a la prima de riesgo a cerrar en 574 puntos, con el interés del bono a diez años en el 7,15 % por primera vez desde la entrada en vigor del euro.

La victoria de Nueva Democracia en Grecia fue interpretada como un señal de respiro para la Unión Europea, ya que la formación de centroderecha podría gobernar con los socialistas del Pasok, y ambos partidos son favorables a cumplir con las obligaciones del rescate aunque busquen suavizarlas.

Pese a una apertura inicial positiva, las noticias de Atenas no impidieron que la prima de riesgo española volviera a la espiral alcista y cerrara la sesión en 574 puntos básicos, un nuevo máximo, al igual que el rendimiento del bono español a diez años, que rebasó por primera vez la línea del 7%.

No obstante, a media jornada, el riesgo país de España llegó a alcanzar los 588 puntos básicos, aunque luego la presión cedió ligeramente hasta cerrar en 574 puntos.

La Bolsa de Madrid se resintió asimismo de la desconfianza en los mercados y tras abrir en verde con fuertes ganancias, cerró con una bajada del 2,96 %, afectada por el retroceso de la banca y las ventas en el mercado de deuda.

El ministro español de Hacienda, Cristóbal Montoro, reclamó que el Banco Central Europeo (BCE) responda "con toda firmeza" a la "insistente presión" de los mercados.

"El BCE debe responder con toda firmeza, con toda fiabilidad, a esos mercados que todavía intentan obstaculizar el desarrollo del proyecto común del euro", dijo Montoro en su intervención en el Senado español para defender el proyecto de presupuestos generales del Estado para 2012.

El ministro reconoció que la situación económica es "crítica" y "crucial".

El líder del Partido Socialista de España -el principal de la oposición-, Alfredo Pérez Rubalcaba, pidió también la intervención del Banco Central Europeo para detener "la especulación" contra el euro y la economía española, y apostó por "combinar la austeridad con el crecimiento" y alcanzar acuerdos hacia la unión fiscal en Europa.

Expertos consultados por Efe explican que las renovadas tensiones del mercado de deuda soberana obedecen a la incertidumbre abierta en Grecia por la intención de los partidos que podrían formar gobierno de renegociar en la medida de lo posible los términos de la ayuda recibida.

Pese a que son las formaciones más moderadas y partidarias de que el país permanezca en la zona del euro las que presumiblemente formaran el nuevo Ejecutivo, el mercado considera que la salida del país de la moneda única solamente podría haberse retrasado.

Los analistas coinciden en que sólo el Banco Central Europeo puede apaciguar al mercado si reanuda las compras de deuda soberana que interrumpió el pasado mes de febrero.

Expertos del Real Instituto Elcano señalaron hoy que el triunfo de los partidos favorables al euro en Grecia ha hecho que España salga "un poco más reforzada", aunque advirtieron de que sólo se ha salvado un escollo, ya que la posible coalición de gobierno entre Nueva Democracia y el Pasok puede ser "muy difícil".

El investigador principal para Europa, Ignacio Molina y el de Economía Internacional, Federico Steinberg, destacaron que no hay un amplio consenso europeísta en Grecia y alertaron de una segunda reestructuración de su deuda a medio plazo.

Según su valoración, el resultado electoral de este domingo permite "ganar tiempo", pero no dejar atrás los problemas del país heleno.

Steinberg puntualizó también que "los mercados financieros miran con lupa" las condiciones del crédito de hasta 100.000 millones de euros a la banca española y defendió que lo más importante es que se produzca un desembolso de una vez para recapitalizar las entidades "zombis" o no viables.